lunes 22 de enero, 2018

Las pruebas que complican a Amado Boudou.

Comentarios desactivados en Las pruebas que complican a Amado Boudou.

Hay múltiples indicios que vinculan al vicepresidente con la calcográfica Ciccone y su fondo controlante.

Las pruebas que complican a Amado Boudou.

Desde que comenzó la causa de la ex Ciccone Calcográfica en la que está comprometido el vicepresidente Amado Boudou una larga lista de pruebas complican al funcionario, por entonces ministro de Economía, que ahora deberá brindar declaración indagatoria ante el juez Ariel Lijo. A continuación, un repaso por algunos de esos indicios, publicados en LA NACION por el periodista Hugo Alconada Mon.

A fines de julio de 2010, Boudou se reunió, junto con su socio José María Núñez Carmona, con Nicolás Ciccone y su yerno, Guillermo Reinwick, en los estudios de Telefé, según testificaron ambos ante la Justicia, al igual que un directivo de ese canal, Gabriel Bianco.

Dos meses después, Boudou y Núñez Carmona se reunieron por segunda vez con Ciccone en el I Fresh Market. Esta vez, asistió junto con su hermano, Héctor, el otro fundador de la imprenta. Antes y después, el socio del vicepresidente mantuvo encuentros con la familia Ciccone en el hotel Hilton y el restaurante Bice.

Para entonces, Alejandro Vandenbroele había tomado el control de The Old Fund, en el que primero figuró como accionista, pero luego quedó como presidente. Desde entonces, el fondo comenzó a pagar viajes alrededor del mundo al hermano, a la cuñada, al sobrino y al socio de Boudou a través de la agencia de viajes de la ex novia del vicepresidente.

Junto a Vandenbroele, también apareció como accionista de The Old Fund Sergio Gustavo Martínez, quien, al retornar a la Argentina como fugitivo de la justicia de Estados Unidos, también integró Beaver Cheek SA, vinculada con Boudou y con Núñez Carmona, y compró camionetas para la precandidatura de Boudou a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Para entonces, The Old Fund ya había cobrado $ 7,8 millones por un supuesto asesoramiento -para el que carecía de técnicos o experiencia previa- en el canje de la deuda pública que el gobierno de Formosa debía negociar con el Ministerio de Economía, que lideraba Boudou.

En septiembre de 2010, además, la empresa London Supply irrumpió en el expediente de la quiebra de la ex Ciccone para aportar $ 1,8 millones a pedido de The Old Fund. Uno de sus accionistas es Miguel Ángel Castellano, quien admitió ante la Justicia que es amigo de Mar del Plata de Boudou, de sus hermanos y de Núñez Carmona desde hace décadas, pero afirmó que ese aporte respondió a una oferta de Vandenbroele.

Un mes después, en octubre de 2010, Vandenbroele asumió como presidente de la nueva Ciccone y como su número dos ingresó un contador, el también marplatense José María Capirone, quien fue socio de Núñez Carmona entre 1995 y 1999 en la firma Ecoplata, en la que Boudou fue gerente general.

SERVICIOS, REUNIONES Y NOTAS

Para entonces, uno de los primeros contratos que obtuvo la nueva Ciccone fue la impresión de las boletas del Frente para la Victoria en las elecciones de 2011, con Boudou como precandidato a vicepresidente.

Para entonces, también, Vandenbroele ya dormía en el departamento de Boudou, según admitió ante la Justicia. Allí también firmó el recibo de un servicio de fumigaciones y desde allí ordenó delivery de comidas, según constancias que se incorporaron al expediente judicial.

De ese modo, y aun cuando dijo que el verdadero inquilino era su socio Fabián Carosso Donatiello -cuyo supuesto contrato de alquiler no aparece-, Vandenbroele se convirtió en el verdadero usuario de ese departamento. En él pagó los servicios de cable y de Internet, las expensas y hasta puso a su nombre, durante 15 meses, el teléfono fijo que contrató con Telefónica. Y a ese inmueble pidió que le enviaran las facturas del servicio Nextel.

El 22 de octubre de 2010, en tanto, Núñez Carmona se reunió con el director de la firma Boldt, Guillermo Gabella, en el bar del hotel Caesar Park. Según ese ejecutivo, el socio de Boudou le comunicó una novedad -“Compramos Ciccone”- y una orden -“Queremos recuperar la planta”-.

El 8 de noviembre, el propio Boudou dio otro paso. Firmó una nota sin antecedentes entre los más de 16.000 documentos del Ministerio de Economía que analizó la Justicia. A pesar del dictamen que le envió el entonces director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía, José Guillermo Capdevila, Boudou apoyó que la AFIP le concediera un plan excepcional de pagos a la nueva Ciccone. El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, calificaría luego esa nota de Boudou como “determinante”.

ADNbaires/Fuente LA NACION

Los comentarios están cerrados.