miércoles 20 de septiembre, 2017

Para los holdouts, fue el propio Gobierno quien puso a la Argentina al borde del default.

Comentarios desactivados en Para los holdouts, fue el propio Gobierno quien puso a la Argentina al borde del default.
Para los holdouts, fue el propio Gobierno quien puso a la Argentina al borde del default.

El fondo Elliot Management aseguró en un comunicado que esperan que reconsidere este “camino sin salida”, pero la voluntad de negociar de la Argentina es “otra promesa rota”. Y aclararon: “No hay negociaciones en curso”. El país ahora tiene 30 días para evitar la suspensión de pagos de la deuda.

Elliot Management criticó duramente a la Argentina en un nuevo comunicado de prensa que emitió después de la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos. Jay Newman, senior portfolio manager de Elliot, aseguró que el deseo profesado por el país para negociar con sus acreedores es “otra promesa rota”.

Como una parte representativa de los holdouts de la deuda, Elliot Management es la compañía controlante del fondo NML Capital, que actualmente se encuentra en litigio con el país. Según el comunicado, está “listo para hablar, pero la Argentina rechazó negociar cualquier aspecto de la disputa”. Y el comunicado fue más allá, pues enfatizó: “El gobierno argentino eligió poner al país al borde del default”. El fondo del multimillonario Paul Singer aclaró que “no hay negociaciones en curso”, que nunca las hubo y que la Argentina “se niega a comprometerse a las negociaciones en el futuro”.

Con todo, el comunicado agregó que el fondo espera que el país reconsidere este “camino sin salida.
El Gobierno hoy se encuentra caminando en la cornisa con respecto a la deuda, pues comienza un plazo de 30 días para que evite caer en default.

Este escenario se da porque el país pagará durante esta jornada sólo una porción de los vencimientos del Discount en dólares. De un total de u$s832 millones en moneda extranjera, el Ministerio de Economía podrá efectivizar sólo 300 millones de dólares por los bonos que corresponden a ley local.

El resto del capital se había depositado en la cuenta del Bank of New York Mellon (BONY) para pagarles a los bonistas extranjeros, pero como los tenedores de bonos no verán acreditados los dólares en sus cuentas, el país entrará en moratoria de pagos. El juez neoyorquino Thomas Griesa determinó el viernes pasado la anulación al pago a los bonistas del canje y pidió negociar con los holdouts.

Fuentes del mercado aseguraron que los fondos están listos para negociar, ya que en otras oportunidades había insistido en que estaban dispuestos a trabajar con la Argentina. Sin embargo, esta instancia llegaría si el país comienza a dar “pasos concretos” hacia una solución negociada. En este sentido, se cree que el Gobierno está creando la impresión de que la Corte los está forzando a un default, cuando en realidad son los funcionarios quienes están tomando la decisión.

ARGENTINA “ESTA A LA DEFENSIVA”

Loser consideró que Argentina está “a la defensiva” y deberá negociar con los holdouts. En diálogo con InfobaeTV, el ex director del FMI para el hemisferio occidental sostuvo que “es el Tribunal Supremo de los EEUU el que adoptó una decisión unámine y determinó que la Argentina tiene que cumplir” para no incurrir en desacato.

El economista mendocino destacó en su entrevista con Luis Novaresio que “de acuerdo con la interpretación de los abogados, en el momento en que no se hace el pago del vencimiento de los bonos de acuerdo con los lineamientos del juzgado de Nueva York, se entrará en default técnico, porque no se cumplirá con lo estipulado en la sentencia. Pero en realidad, hay un plazo de gracia de 30 días que empieza a correr a partir de las 24 horas de hoy, para que el Gobierno encuentre una solución. Recién pasado ese plazo, si el país no ofrece una solución satisfactoria que incluya a los holdouts, se incurrirá en default técnico”.

La consecuencia de incurrir en default técnico, porque se afectaría a una parte de los acreedores reestructurados, será que “perderá todo tipo de previsibilidad, porque fue la Argentina la que decidió elegir la jurisdicción americana para conseguir préstamos más baratos”, destacó el economista.

Loser fue contundente: “Incurrir en default técnico convertiría a la Argentina en un marginado no sólo con el mercado financiero, porque hay una decisión judicial, sino incluso con todos los países que hoy estarían respaldando a la Argentina en la OEA, porque son todos los que cumplen con la legislación extranjera.

Y si bien el Gobierno alega que el caso de los holdouts se centra en un fallo del juez Griesa, destacó Loser que “en los EEUU hay división de poderes y se respeta, el Poder Ejecutivo no se atrevería a ir contra un fallo del Tribubnal Superemo”.

El futuro de las inversiones productivas

“En los próximos 30 días, nadie que tenga que invertir cantidades grandes va a hacerlo. Si se hace un acuerdo con los bonistas y se abre una avenida a otros bonistas, va a haber un renacimiento muy fuerte de las inversiones, no sólo de extranjeros, sino también de los argentinos que tenen muchos activos en el exterior. Pero si no se acuerda, se demorarán proyectos muy atractivos como Vaca Muerta y otros yacimientos de gas y petróleo, no porque sea bueno o malo, sino por la incertidumbre de lo que va a venir”, alertó Loser.

Aclaró Loser sobre las limitaciones que impone la cláusula RUFO que “habla de un acuerdo voluntario para dar mejores términos; este no es el caso, porque se trata de una decisión judicial. Claramente la Argentina trata de crear miedos en forma muy precaria, muy poco estratégica, y la mayoría de la gente del otro lado lee que las cartas de la Argentina son bastante débiles”.

“Los argentinos siempre nos consideramos más vivos que los otros; acá la ley es dura, pero es la ley. Lo que queda es negociar y encontrar el balance entre bonos y pagos en efectivo que sea razonable. La situación hoy es peor que dos años atrás, cuando la Argentina decía que podía vivir sin financiamiento externo”, concluyó el ex director del FMI para el Hemisferio Occidental.

ADNbaires/Fuente Infobae/Crédito Reuters

Los comentarios están cerrados.