lunes 25 de septiembre, 2017

Chicanas y pases de factura de sindicalitas por el paro.

Comentarios desactivados en Chicanas y pases de factura de sindicalitas por el paro.

La UTA le prometió que se reabrirán las paritarias para que no se adhieran.

Chicanas y pases de factura de sindicalitas por el paro.

La Administración Cristina se ufana de haber adquirido el apoyo del sindicato Unión Tranviarios Automotor, el de los choferes de ómnibus. Por lo tanto circula el autotransporte de pasajeros, y la huelga general no es total. Festeja el mundo K explicando que concedieron a UTA el regreso de los subsidios al autotransporte para ayudar a incrementar la masa salarial para los choferes, a quienes se les concede además un predio cerca de Plaza Miserere y el uso de un generador eléctrico que reclamaban. Sin embargo, el pliego de condiciones no está saldado. En UTA -tal como lo anticipó Urgente24-, hay un fuerte reclamo a Roberto Fernández, su secretario general, porque la escala salarial es muy inferior a la de camioneros. Entonces, Fernández pudo imponer su acuerdo pero en condiciones que no conoce la Administración Cristina: él le prometió a los delegados del interior la reapertura de paritarias.

A comienzos de 2014, cuando los choferes acordaron con las 5 cámaras empresarias un aumento salarial del 23% de 1 sola vez, la Casa Rosada objetó la cláusula de que el convenio se reabriría en caso de que se disparase la inflación. Entonces comenzó una negociación que luego incluyó el subsidio por $85 millones para llevar el ajuste a 30%. Pero la UTA dice que en el artículo 3 del acuerdo quedó en firme la conformación de una mesa de trabajo permanente para analizar “la evolución del sector transporte y sus (…) pautas de naturaleza laboral y también salarial”. “Aunque no diga ‘cláusula gatillo por inflación’, a lo que se refiere ese artículo es justamente a eso”, aseguró en su momento Fernández.

Roberto Fernández (foto), secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), convenció a los otros directivos del gremio de no adherir al paro general a que convocaron Hugo Moyano, Luis Barrionuevo, Pablo Micheli y los sindicatos de izquierda.

Así, el Ejecutivo Nacional festeja que “sólo el 25% de los trabajadores adhirió a la protesta”, aún cuando los huelguistas afirman: “Los colectivos están vacíos. La gente adhirió a nuestros reclamos. ¿Quién puede estar en contra de nuestro reclamo contra la inflación? Muchos compañeros que no están en nuestra central no fueron a trabajar”, según retrucó el secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano.

A su vez el sindicalista petrolero Guillermo Pereyra, secretario adjunto de la CGT opositora, reconoció que la no participación de los colectiveros afectó su convocatoria: “Tiene una incidencia, lógicamente. Al funcionar los colectivos facilita la movilidad para ir al trabajo, pero yo no voy a cuestionar la decisión de los compañeros de UTA. Lo que sí, decir que van a esperar otro momento… yo les pregunto: ¿cuál es el momento? Este es el momento”.

Pero el delegado del ferrocarril Sarmiento, Rubén Sobrero, anticipó que si la protesta no da resultados, ya tienen planes de realizar otra más extensa el mes que viene. “Si no es escuchado el reclamo, va a haber una continuidad de 48 horas en septiembre”, le dijo a FM Nacional Rock.

Resulta muy interesante, en este contexto, que UTA -que aparece como la clave del éxito o el fracaso de una huelga general- tiene su propio calendario.

Ellos han conseguido, hasta ahora, 3 logros a cambio de abandonar a los gremios huelguistas:

> dinero para salarios ($85 millones que el Gobierno puso en subsidios y compensaciones a las empresas de transporte para cerrar la paritaria del sector en torno al 30%),

> inmueble para el sindicato (para instalar oficinas de capacitación y trámites administrativos del gremio), y

> un generador de energía eléctrica para proteger de eventuales cortes al edificio de la mutual de choferes que está sobre la avenida Belgrano.

En la discusión entre delegados de las diferentes seccionales del gremio, Fernández insistió en que UTA no fue considerado en un pie de igualdad por Hugo Moyano y Luis Barrionuevo: “La UTA Nacional fue una convidada de piedra”, dijo él a los delegados.

El titular de la filial Salta de la UTA, Oscar Cruz, justificó así a Fernández: “El 10/04 hicimos un paro total y no logramos nada. Por eso ahora no adherimos”. También reclamó, más voluntarismo para salir del paso que realidad, la reunificación de todas las centrales obreras. “La CGT tiene que normalizarse”, señaló. La UTA está en la CGT de Antonio Caló, que nada o muy poco ha conseguido por su intenso apoyo a la Administración Cristina.

Fernández no tiene con Hugo Moyano la relación que tenía su antecesor, Juan Manuel Palacios, verdadero ‘inventor’ de Moyano. Fernández sería muy pero muy crítico de Moyano, en privado.

Pero he aquí que Alfredo Peñaloza, jefe de la UTA de Córdoba, reveló que Fernández “se guardará la carta del paro” (o sea la amenaza de ir a otra huelga general futura) para otra cuestión que le interesa al sindicato: el pedido de reapertura de paritarias, ya que la evolución del índice de precios dejó trunco el ajuste salarial conseguido por diferentes gremios.

Fernández le explicó a todos los delegados de UTA que le han prometido o ya ha conseguido (no quedó claro) una audiencia con la Presidenta de la Nación para tratar la posibilidad. Al menos ése fue el compromiso que recibieron los secretarios regionales de la UTA.

“Cuchillo” Peñaloza comentó al diario Alfil, de Córdoba, que tienen idea de reclamar un sueldo inicial para los choferes de $ 15.000.

A comienzos de 2014, cuando los choferes acordaron con las 5 cámaras empresarias un aumento salarial del 23% de 1 sola vez, la Casa Rosada objetó la cláusula de que el convenio se reabriría en caso de que se disparase la inflación.

Entonces comenzó una negociación que luego incluyó el subsidio por $85 millones para llevar el ajuste a 30%. Pero la UTA dice que en el artículo 3 del acuerdo quedó en firme la conformación de una mesa de trabajo permanente para analizar “la evolución del sector transporte y sus (…) pautas de naturaleza laboral y también salarial”.

“Aunque no diga ‘cláusula gatillo por inflación’, a lo que se refiere ese artículo es justamente a eso”, aseguró en su momento Fernández.

Y ahora él exige el cumplimiento de lo firmado. Por lo tanto, la relación entre la UTA y la Administración Cristina aún puede deparar novedades en el futuro próximo (Fuente Urgente 24).

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.