martes 21 de noviembre, 2017

El Indec reconoció que la desocupación crece en Argentina.

Comentarios desactivados en El Indec reconoció que la desocupación crece en Argentina.

Está en 7.5% y bajó la actividad económica // Kicillof le restó importancia a la medición: "No observamos la catástrofe que vaticinaban".

El Indec reconoció que la desocupación crece en Argentina.

A tono con la recesión que afecta a la economía real, con sendas disminuciones de la producción y del comercio interior y exterior, la Encuesta Permanente de Hogares del Indec dio cuenta de que en el tercer trimestre la tasa de desocupación se elevó a 6,8 a 7,5 por ciento de la población económicamente activa.

El indicador repitió el nivel del trimestre previo y, como entonces, el aumento del desempleo tuvo lugar pese a que por efecto desaliento disminuyó la proporción de la población que se presentó en el mercado en busca de un empleo por espacio de más de 35 horas semanales.

La denominada tasa de actividad o población económicamente activa se redujo en el último año de 46,1% de la población urbana a 44,7%, mientras que la tasa de empleo se achicó de 42,9 a 41,3 por ciento, a tono con el aumento de la capacidad ociosa en los establecimientos fabriles, comerciales e inmobiliarias, entre otros servicios.

Según el relevamiento del Indec en los 31 aglomerados urbanos, concurrieron al mercado de trabajo 11,9 millones de personas, de las cuales obtuvieron un empleo pleno 11 millones y 895 mil personas quedaron desempleados. Además, 1,1 millón de personas se ocuparon por un tiempo inferior a 35 horas semanales, pese a que quería hacerlo por más tiempo.

El Indec dio cuenta de sendas bajas de las tasas de actividad y de empleo y en la página 3 del comunicado de prensa muestra los datos en términos de personas involucradas para los 31 aglomerados urbanos. Pero esos datos absolutos comparados con los de un año atrás revelan sendas subas de 115 mil personas de la PEA y de 24 mil de la ocupada.

Por el contrario, la extrapolación de esas tasas al total país determinan una disminución de participación de la población en el mercado de trabajo de casi 347 mil personas, por efecto desaliento, frente a la realidad que mostró que unas 510 mil personas perdieron su puesto. De este modo, el desempleo afecta a más de 1,4 millones de personas, a las que hay que sumar más de 1,6 millones que se encontraban subocupadas.

 PARA KICILLOF NO ES PREOCUPANTE

Según las estadísticas del Indec, en un año se destruyeron 500.000 puestos de trabajo, luego de que el desempleo subiera a 7,5 por ciento en el tercer trimestre de este año, un importante incremento con respecto al 6,8% medido en el mismo período de 2013. Sin embargo, el Gobierno le restó importancia y aclaró que se trata apenas de “altas y bajas de unas décimas”.

“No observamos la catástrofe que vaticinaban”, señaló esta mañana el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien volvió a responsabilizar a medios y analistas de predecir una crisis que todavía no se materializó. Incluso, ironizó: “Si uno ve las catástrofes que pronostican, la verdad es que vivimos en un mundo de rosas”

De regreso de la cumbre del G-20 en Australia, el funcionario pidió analizar los números “en contexto”, ya que ese 7,5% relevado es “exactamente el mismo número que el trimestre pasado”. “Es efectivamente más que en 2013, pero si yo leo la serie desde 2012 veo que en el primer trimestre hubo 7,1 por ciento. En el segundo, 7,2 por ciento; 7,6 por ciento en el tercero y después viene 6,9 por ciento. En el primer trimestre de 2013 fue de 8 por ciento; 7,3% en el segundo y 6,9% en el tercero”, desarrolló.

Como suelen hacer todos los funcionarios del kirchnerismo, Kicillof trazó una comparación con la década gobernada por Carlos Menem: “Tengo 43 años. Viví los 90 con tasas de desempleo fuertes, jodidas. Siempre arriba de los dos dígitos”. En su entrevista con Gustavo Sylvestre en Radio del Plata, incluso señaló que, “comparado con los 90, estamos tremendamente bien”.

El ministro de Economía incluso señaló que los pedidos por un bono de fin de año que realizan algunos sindicatos revelan que la economía nacional está sana. Aunque aclaró que “hay trabajadores que apuntan a obtener mejoras en sus ingresos y está bien que lo hagan”, advirtió que existe “cierto grado de tensión entre la idea que plantea el propio discurso opositor, rancio y reaccionario, de que a la economía le va pésimo, pero hay que dar un bono de fin de año”.

En otro tramo del reportaje, Kicillof celebró que el G-20 incluyera por primera vez en su documento final la cuestión de los holdouts y reveló que detalles de su conversación con el presidente norteamericano: “Obama se acercó para preguntarme el estado de salud de la Presidenta. Le dije lo de público conocimiento: que se encuentra perfectamente bien, como todo el mundo sabe”

Obama no fue el único. También le preguntaron por su salud la primer ministro alemana, Angela Merkel y los presidentes de Rusia, Vladimir Puttin; de Francia, François Hollande, y de España, Mariano Rajoy. “Hay un enorme afecto por la presidenta Fernández de Kirchner. Eso sentí yo y me trasmitieron saludos para ella y todo el pueblo argentino”, concluyó. (Fuente Infobae).

ADNbaires/

 

Los comentarios están cerrados.