lunes 11 de diciembre, 2017

El radicalismo y el socialismo se ponen al frente de UNEN.

Comentarios desactivados en El radicalismo y el socialismo se ponen al frente de UNEN.

Sanz, Cobos y Binner se reunieron para fortalecer la coalición y tomar las riendas // Alfonsín y la pérdida de confianza en Carrió.

El radicalismo y el socialismo se ponen al frente de UNEN.

Ernesto Sanz y Julio Cobos se reunieron ayer con Hermes Binner para “ponerlo formalmente al tanto” de las conclusiones del cónclave, pero, sobre todo, para ubicar a la UCR y al Partido Socialista al frente de ese proceso que promete ser complejo y de hecho ya generó nuevas rispideces entre los socios de la coalición.

“Somos los aliados más antiguos”, dijo Sanz a la salida de la reunión para justificar la prioridad dada a los socialistas. La UCR prevé repetir encuentros como el de ayer con el resto de los partidos que integran el FAU, incluida la Coalición Cívica, el socio más golpeado por la decisión de la UCR de no avalar, por ahora al menos, una alianza nacional con Mauricio Macri o Sergio Massa.

La reunión se hizo en el despacho del jefe de la bancada radical en la Cámara de Diputados, Mario Negri. Estuvieron la titular de la Convención de la UCR, Lila Puig de Stubrin; los diputados Ricardo Alfonsín y Laura Montero, ambos cercanos a Cobos, y sus pares socialistas Juan Carlos Zabalza y Alicia Ciciliani.

Acordaron retomar las reuniones de la mesa nacional de UNEN el miércoles próximo. La idea es, en ese ámbito, empezar a discutir la “redefinición de las reglas de juego” del frente. Concretamente, exigir mayor participación y peso en la toma de decisiones que el resto de los socios de UNEN. “No todos pusieron el mismo capital y no tiene lógica que todas las voces valgan lo mismo”, resumió a LA NACION uno de los participantes del cónclave.

También en función de redefinir roles, avanzaron en la organización de un acto para presentar el programa del FAU. Incluso, barajaron fechas. Sería el 16 o el 17 de diciembre y sería una suerte de relanzamiento. La discusión de las propuestas había empezado después del Mundial, pero quedó trunca hace poco más de un mes, en medio del ruido de la interna. Resta transitar, claro, el camino hacia la definición de ese programa, que aparece, por lo menos, complejo.

“Fue una reunión con el socialismo porque correspondía transmitir todo lo que había pasado en la reunión de ayer (del radicalismo) y hemos acordado retomar las reuniones semanales”, informó Sanz tras finalizar el mitin en el primer piso de la Cámara de Diputados.

Binner trató de expresar su confianza en lo resuelto por la UCR en San Fernando y aseguró que “hay voluntad de construir este frente” al tiempo que se comprometió a “hablar para consensuar” con el secretario general de Libres del Sur, Humberto Tumini, que había quedado disconforme con el mensaje del radicalismo.

Consultado si le creía lo prometido por Sanz, Binner respondió: “¿Cómo no le voy a creer?” y recordó que “hace veinte años que tenemos la unión con el radicalismo en Santa Fe junto a la Coalición Cívica y nunca se votó una decisión, siempre hubo consenso”.

Por su parte, Cobos también trató de mostrar tranquilidad al afirmar que “necesitábamos definir esto”, en referencia a la estrategia electoral para 2015, aunque admitió que se necesitan “reglas institucionales” para la continuidad del Frente Unen.

No obstante, el mendocino insistió que la posición del espacio debe ser “convalidada” por la Convención Nacional aunque advirtió que “si volvemos para atrás estamos haciendo todo al revés”.

Laura Montero confirmó la intención de transmitir a todos los socios la decisión adoptada ayer por la UCR y resaltó que el objetivo es definir “reglas de juego, propuestas y agenda”.

Tras el cara a cara con los radicales, Binner no ocultó su satisfacción con el no radical a Macri y Massa. “Nos pareció una excelente definición”, dijo sonriente. Además, dijo “confiar” en que las conclusiones del documento radical se lleven a la acción más allá de las palabras.

Es que ayer ni parte del propio radicalismo ocultaba su desconfianza respecto de los próximos pasos del partido, más allá de lo que se decidió en San Fernando. “Conseguimos no romper y ganamos tiempo. Pateamos la cosa para adelante”, admitieron tres radicales muy cercanos a Sanz.

La misma sensación tenían ayer en el cobismo, donde el clima era de festejo y cierto alivio. Cobos, razonaban cerca del ex vicepresidente, llegó a la cumbre con la postura minoritaria de no ampliar las fronteras de UNEN y se fue con un documento de toda la UCR en esa misma línea.

También Solanas esperaba “definiciones más tajantes”, pero celebró el resultado. “Lo que se logró ayer [por anteayer] es preferible a que se hubieran partido. Me tranquilizó mucho”, evaluó. En las antípodas, Gerardo Milman asestó: “Lo único que hicieron fue comprar tiempo. En ningún lugar el documento dice claramente que no se vaya a acordar con Macri o Massa”, se quejó ante la consulta de este diario. En el mismo tono cuestionó la pretensión radical de exigir mayor peso en UNEN y la bilateral entre radicales y socialistas.

Tampoco ocultó su enojo Humberto Tumini (Libres del Sur). “El frente está en riesgo y las decisiones de la UCR de ninguna manera lo disminuyen. Para nada les han cerrado las puertas a Massa y a Macri”, advirtió.

Todavía es una incógnita si la del miércoles próximo será una reunión de precandidatos a presidente o si tendrá un perfil más técnico. Lo que está claro para la UCR y el PS es que será el primer paso concreto hacia la reformulación del FAU. Hasta ahora, el frente funcionó con una mesa de conducción con dos representantes por partido. Por lo pronto, Binner, Cobos, Sanz y Solanas coincidieron ayer en un acto convocado por este último para presentar un compromiso de todas las fuerzas de la oposición para avanzar con la boleta única después de 2015.

Faltó Elisa Carrió, en una primera señal de lo mal que le cayó la decisión de la UCR de rechazar un acuerdo con Macri, opción que la jefa de la CC defiende como elemental para dar pelea en 2015. Estuvo en su lugar el diputado Pablo Javkin. Massa y Macri enviaron a los diputados Adrián Pérez y Federico Pinedo, respectivamente. La reunión se convirtió en la primera caja de resonancia de la cumbre de la UCR. No será la última. (Fuentes La Nación e Infobae/Foto de archivo).

ALFONSIN Y LA PERDIDA DE CONFIANZA EN CARRIO

Ricardo Alfonsín lamentó su alejamiento pero le reprochó no haberles avisado antes de dar la noticia a los medios. “Podría haber avisado que se iba de UNEN, en vez de salir a descalifica o agredir a quienes piensan distintos, porque esas cosas son las que le criticamos al oficialismo”, señaló.

“Me da pena que se vaya, pero ella tenía más ganas de participar en la interna del PRO que en la de UNEN”, agregó dirigente radical en declaraciones a radio La Red. “Unen puede seguir vivo sin Carrió”, enfatizó el radical.

Alfonsín reconoció que esta nueva renuncia la puede perjudicar políticamente. ¿Se puede volver a confiar en Carrió en el futuro?, le preguntó Jorge Rial y el radical fue contundente. “Debe haber mucha gente que confíe; ella tiene una cosa que es importante ante la sociedad, pero tiene que administrar bien ese capital porque se puede perder”.

“No se puede decir cualquier cosa. Hemos dicho que habría que bajar la crispación con el oficialismo, pero ella debe creer que será mejor hacer escuchar cañonazos; para nosotros no”, agregó.

Esta mañana, Carrió anunció así salida. “Me voy de los presidenciables de UNEN y de esa mesa nacional, pero el partido queda”, dijo en Radio Mitre la dirigente. Justificó su portazo al sostener que no quiere “participar de la fragmentación de la Nación” ni “ser funcional al kirchnerismo y, sobre todo, a (el gobernador bonaerense y oponente presidencial Daniel) Scioli”. (Fuente Infobae).

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.