martes 21 de noviembre, 2017

Kicillof y un financista en la mira de los fondos buitres y de la Justicia.

Comentarios desactivados en Kicillof y un financista en la mira de los fondos buitres y de la Justicia.

Lo acusan de brindarle "información privilegiada" para compra de bonos.

Kicillof y un financista en la mira de los fondos buitres y de la Justicia.

Ahora los fondos buitre apuntaron contra el ministro de Economía Axel Kicillof y el financista argentino residente en EE.UU. Diego Marynberg por la compra de acciones y títulos de la deuda argentinos.

Los buitre sospechan que Kicillof le habría dado información privilegiada a Marynberg para la compra de títulos de la deuda externa argentina por 200 millones de dólares. También especulan con que esa ayuda a Marynberg habría sido uno de los motivos ocultos del despido del ex presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA) Juan Carlos Fábrega, el 1° de octubre pasado.

En su página web, publicaron ayer documentos que demuestran que la financiera uruguaya de Marynberg, Mercantil Valores, informó en Montevideo que compró títulos de la YPF estatal, la provincia de Buenos Aires, de Mastellone y de la petrolera venezolana PDVSA por 57 millones de dólares.

Más adelante, afirman que el puente entre Kicillof y Marynberg serían “el viceministro de Economía, Emmanuel Alvarez Agis y el financista Jorge Pepa”. Pepa es un ex empleado del banco suizo UBS y actualmente es el vicepresidente de Latam Securities, la empresa madre de Marynberg.

Clarín llamó ayer a la vocera del Ministerio de Economía para preguntarle por esta versión de los buitre y hasta el cierre de esta edición no había obtenido respuesta.

Pero los buitre no demostraron hasta ahora, como afirman, que el ministro le haya suministrado información privilegiada a Marynberg. Apuntan a Kicillof, luego de sus denuncias contra los empresarios K Lázaro Báez y Cristóbal López, entre otros.

Kicilof es el cerebro de la estrategia argentina frente al fallo del juez de Nueva York Thomas Griesa que obliga al gobierno a pagarle U$S 1.600 millones al fondo NML.

En el informe de los buitre es sólida la información sobre los millonarios negocios de Marynberg, quien se fue de la Argentina luego de declarar como testigo en un juicio por la quiebra de un banco. Marynberg es el yerno del ex dueño del quebrado banco Patricios, Alberto Szpolsky.

En 1997, quebró el banco Socimer de las Bahamas y dos clientes de apellido Turco iniciaron una demanda por más de 200 mil dólares contra un asesor de esa entidad vinculado a Marynberg. En la causa, se investigó un fax firmado por Marynberg, entonces director del Socimer, que proponía transferir títulos de Alpargatas de los Turco al banco The Hemisphere National Bank de Miami. La causa terminó sobreseída por prescripción.

Marynberg también fue mencionado como testigo en el juicio por fraude del banco ruso Otkritie contra ex empleados que se encargaron de comprar 160 millones de dólares de los bonos de la deuda externa argentina en el canje del 2010 atados al aumento del PBI durante la gestión de Amado Boudou como ministro de Economía. En un mail se lo presentaba como un “Maradona” del dinero. El financista también participa en el segundo banco de Venezuela, el Mercantil, e hizo negocios con los gobiernos chavistas. Y a través de, Adar Capital Partners -dicen los buitre- fue contratado por el Banco Central de Venezuela como asesor de un contrato con Goldman Sachs. (Fuente Clarín)

AHORA LO INVESTIGA LA JUSTICIA ARGENTINA

La salida de Juan Carlos Fábrega del Banco Central fue estrepitosa. El bancario amigo de Néstor Kirchner salió eyectado del gobierno cristinista, dicen, gracias al inestimable impulso hacia afuera que le dio el ministro de Economía Axel Kicillof.

Luego de la renuncia del funcionario -reemplazado por Alejandro Vanoli- hubo mucha información periodística acerca del por qué del enfrentamiento entre el ministro y quien fuera presidente del BCRA.

Una de esas notas fue publicada en el diario Clarín y allí se señalaba que, para acelerar la salida del presidente del Central, Kicillof había amenazado con revelar las actividades de Rubén Fábrega, hermano de Juan Carlos, conocido cuevero de la city.

Al mismo tiempo trascendió que Fábrega había deslizado que el enfrentamiento con Kicillof se sustentaba en que el ministro de Economía había intercedido ante el Banco Central para que el fondo de inversión Latam Securities LLC hiciera una compra de bonos por 200 millones de dólares en condiciones ventajosas.

A partir de aquel artículo se hicieron dos denuncias -de opositores al Gobierno- que quedaron acumuladas en un solo expediente a cargo del juez Rodolfo Canicoba Corral. El fiscal del caso, Guillermo Marijuán, impulsó la investigación e imputó a Kicillof en el caso que en principio puede llegar a configurar el delito de abuso de autoridad y negociaciones incompatibles con la función pública. Y mandó a sorteo la denuncia sobre las amenazas de Kicillof a Fábrega; esa causa quedó en manos del juez Sergio Torres.

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.