miércoles 22 de noviembre, 2017

Piden las indagatorias de Insfrán y Boudou por el contrato con Formosa.

Comentarios desactivados en Piden las indagatorias de Insfrán y Boudou por el contrato con Formosa.

Sospecha de delito en la reestructuración de la deuda pública de esa provincia.

Piden las indagatorias de Insfrán y Boudou por el contrato con Formosa.

El fiscal Rívolo solicitó que el vicepresidente nacional y el gobernador de esa provincia, junto a allegados y funcionarios, declaren por la reestructuración de la deuda pública local que hizo The Old Fund.

El fiscal federal Carlos Rívolo -titular de la fiscalía que interviene en el caso Ciccone- pidió hoy al juez Sebastián Casanello la declaración indagatoria del vicepresidente nacional, Amado Boudou; de su socio y amigo José María Nuñez Carmona; del gobernador de Formosa, Gildo Insfrán; de la ex ministra de Economía de la provincia, Inés Lotto de Vecchietti, y del presidente del Banco de Formosa, Martín Cortés, por su participación en una maniobra de la que formó parte la empresa The Old Fund con motivo de la reestructuración de la deuda pública local.

“Esta Fiscalía ha de aclarar que no pretende cuestionar las decisiones políticas orientadas a llevar adelante la renegociación de la deuda pública de Formosa, sino el procedimiento inédito y absolutamente irregular por el que se contrató a una supuesta consultora de carácter privado, para prestar a esa provincia servicios de asesoramiento profesional a tal fin, y a la que se le efectuó un pago -con fondos públicos de la provincia- de $7.667.161,30. […] la maniobra delictiva consistió en la simulación de un asesoramiento profesional, que no fue en realidad tal”.

Hace semanas, Casanello citó a declarar en indagatoria a Alejandro Vandenbroele, presunto testaferro de Boudou, y a Jorge Ubaldo Melchor, a quien se autorizó a utilizar fondos y efectuar las gestiones por un contrato de consultoría millonario con la provincia de Formosa. Vandenbroele cobró los 7,8 millones de pesos que se mencionan en el documento, como representante de The Old Fund (TOF), firma que luego sería controlante de Ciccone.

En el caso Formosa, el vicepresidente Boudou no figura entre los imputados, pero no se descarta que pueda asumir tal carácter. Rívolo había advertido en el expediente que había que investigar si hubo funcionarios que se favorecieron con la maniobra.

En el documento que trascendió hoy, donde Rívolo pide finalmente la indagatoria de Boudou, sostiene: “Conforme a la envergadura institucional que implicaba la reestructuración de la deuda pública de una provincia, no es concebible que hubiere sido llevada a cabo únicamente por [Vandenbroele y Melchor] sino que debió requerir de la necesaria actividad de otros agentes del Estado provincial y nacional con mayor rango funcional quienes con instrumentos de apariencia legal participaron en la conformación de un negocio espurio mediante la contratación de la supuesta consultora The Old Fund S.A.”, agrega.

El fiscal hace el pedido de indagatoria “con apoyo en las constancias probatorias acumuladas”. “Considero que se encuentra reunido estado de sospecha bastante para convocar a prestar declaración indagatoria a Boudou, Insfrán Lotto de Vecchietti, Núñez Carmona y Cortés”, clama la solicitud.

En diciembre, el ex ministro de Economía Carlos Fernández declaró como testigo a pedido de Rívolo, por su experiencia en la administración bonaerense en los tribunales de Comodoro Py. En el marco de la causa por el canje de la deuda de Formosa con el fisco nacional, Fernández dijo que era innecesario que The Old Fund, cuyo único rostro visible es Alejandro Vandenbroele, participara como consultora en la negociación que la provincia de Formosa completó cuando Boudou ya lo había reemplazado como ministro. (Fuente La Nación).

LA TRAMA

Martín José Cortés, empresario multirrubro y presidente del Banco de Formosa, fue una pieza clave en la renegociación de la deuda formoseña del 2010 y el escandaloso rol de The Old Fund en la trama, por la que ahora el fiscal federal Carlos Rívolo pidió su indagatoria, junto a Amado Boudou, y el gobernador Gildo Insfrán, además del socio del vicepresidente, José María Núñez Carmona, y la diputada y ex ministra de Economía formoseña, Beatriz Lotto de Vechietti.

Íntimo del gobernador formoseño –suelen verse en selectos hoteles del centro porteño cuando visitan la ciudad de Buenos Aires–, de bajísimo perfil, Cortés tuvo una participación protagónica en el pago de los 7,6 millones de pesos que el gobierno provincial otorgó a The Old Fund, en los papeles del monotributista Alejandro Paul Vandenbroele, por la supuesta asesoría en la reestructuración de la deuda.

Sin antecedentes en el sector financiero, el empresario llegó a Formosa justo en los meses en los que Insfrán ordenó la instrumentación del pago a TOF a través del Fondo Fiduciario Provincial (Fonfipro). Primero como director –posee además el 4,86 por ciento de las acciones de la entidad–, y luego como presidente, de la mano del gobernador, y gracias a sus vínculos con Boudou y su entorno.

Su participación en la investigada reestructuración de la deuda provincial quedó en la mira por él mismo. En mayo del año pasado, declaró ante el juez federal Ariel Lijo, que por entonces lo había citado por sus vínculos en la trama de la ex Ciccone, que había recibido 2.265.120 pesos de parte de The Old Fund por una serie de estudios sobre inflación que el fondo encabezado por Vandenbroele le había pedido para algunos de sus clientes. La versión del monotributista fue diferente: aseguró en la Justicia que ese monto se debía a la contratación de profesionales “con condiciones técnicas específicas”. Ambos maquillaron, a su manera, lo que ahora para Rívolo se trató de una especie de maniobra de “retorno”. Ese monto fue clave para la citación ordenada por el fiscal, que ahora deberá quedar en manos del juez Sebastián Casanello, que ya tenía previsto indagar la semana próxima a Vandenbroele.

Ex asesor de comunicación de la provincia de Buenos Aires durante el mandato de Felipe Solá, el vínculo de Cortés con el vicepresidente y los suyos también se manifiesta en el cruce de llamados pedido en su momento por Lijo: Solphone, la empresa de informática del titular del banco formoseño, tenía el mismo domicilio que The Old Fund en el barrio porteño de Puerto Madero, y sus teléfonos registraban cruces con el celular de Héctor Eduardo “Cachi” Romando, secretario privado de Boudou.

Ya desde el año pasado, cuando su nombre empezó a circular en los medios, la presidencia del empresario en el banco provincial empezó a pender de un hilo. Y se trenzó en una feroz disputa con Claudio Belocopitt, que todavía retiene el 8 por ciento de las acciones de la entidad. Belocopitt mantiene una dura enemistad con Boudou y su socio, Núñez Carmona, heredada por la pelea con su amigo Guillermo Reinwick, yerno de Nicolás Ciccone. (Fuente Infobae)

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.