sábado 23 de septiembre, 2017

Sanz se reunió con Alfonsín para calmar al radicalismo bonaerense.

Comentarios desactivados en Sanz se reunió con Alfonsín para calmar al radicalismo bonaerense.

Inquietud y disconformidad de los intendentes.

Sanz se reunió con Alfonsín para calmar al radicalismo bonaerense.

Ernesto Sanz trajinó la última semana con sus intentos por calmar la interna que estalló en el radicalismo después de la Convención de Gualeguaychú entre los que apoyan el acuerdo con el PRO y la Coalición Cívica y quienes piden libertad de acción en las provincias para colgarse de cualquier boleta presidencial.

Todo fue en coordinación con algunas buenas noticias que fue teniendo el radicalismo del Comité Nacional durante el fin de semana. Anoche, Sanz corrió hasta La Falda, Córdoba, para festejar junto al intendente local Eduardo Arduh que renovó mandato de la mano del acuerdo UCR-PRO con una diferencia de casi un 20% con Unión por Córdoba de José Manuel de la Sota.

En La Pampa, el sábado a la noche, hubo festejo tras el resultado de la Convención radical local que aceptó la alianza con el macrismo, igual que en Misiones también, pero allí con más discusión. En Entre Ríos, el mismo día, los radicales aceptaron incorporar a todos los partidos de la oposición al acuerdo con el PRO (ver Ámbito Nacional).

Ese rosario de resultados le dio más aire a Sanz para arrancar esta semana con el último tramo del control de daños dentro de la UCR posconvención.

En tren de explicar el acuerdo con el macrismo, atender necesidades y escuchar críticas, Sanz ya se reunió con propios y algunos rebeldes. Fue conocido su encuentro con la chaqueña Aída Ayala, del frente Vamos Chaco, que apoya el acuerdo con PRO (de hecho tuvo foto con Macri) y también tiene alianza en la provincia con el massismo, como sucede en Entre Ríos, Mendoza, Santa Cruz.

Cumbre

Menos públicas fueron las reuniones de Sanz con el santacruceño Eduardo Costa, el tucumano José Cano o el propio Ricardo Alfonsín.

Costa no quiere que la interna radical le complique la situación de su candidatura en la provincia. Allí el peronismo está dividido y, por ahora, bloqueada la aplicación de la ley de lemas. Imposible mejor escenario para el candidato radical.

Cano también ve chances en Tucumán y pide equilibrio en el acuerdo con el macrismo, pero no lo cascotea como el jujeño Gerardo Morales o el formoseño Luis Naidenoff, que piden directamente libertad de acción para colgar sus candidaturas de todas las boletas presidenciales.

Sanz también se encontró a solas con Ricardo Alfonsín y, juran en el Comité Nacional, se firmó la paz para la provincia de Buenos Aires. Bastante tiene que ver asimismo con ese proceso que Margarita Stolbizer cuestione la capacidad del radicalismo para manejar la provincia y, por lo tanto, dé así pocas señales para un acuerdo que convenga a todos en el distrito.

Frente a esas negociaciones siguen los focos rebeldes que hoy se reunirán en Congreso para decidir una estrategia común. Es decir, qué mensaje le llevarán a la conducción del oficialismo radical, el que cerró el acuerdo con el PRO, para presionar por nuevas reglas en la negociación de las listas en cada provincia.

“Las razones por las que se reúnen se van diluyendo a medida que hablo con cada dirigente”, confiaba anoche Sanz. “Si lo que se trata es de tener tranquilidad, mañana me reúno con Ángel Rozas para escuchar las inquietudes del Chaco”.

Rozas es otro de los anotados a esa cumbre de rebeldes que buscan una declaración del Comité Nacional que flexibilice las condiciones del artículo 5 de la resolución que votó la Convención. Nunca tuvo una buena relación con Ayala, pero tras la evidencia de la tendencia en la provincia, Rozas hizo que Roy Nikisch bajara su candidatura para no complicar la elección del radicalismo. Ayala, para completar el cuadro, hoy tendrá su foto conSergio Massa, cerrando otro escenario de acuerdo tripartito.

Refuerzo

El problema de la interna, de todas formas, no son esos casos, sino los que creen estar a punto de obtener un triunfo en la provincia y no quieren que el acuerdo con el PRO se los complique o que Sanz los obligue a ceder lugares a candidatos macristas en sus listas. Morales y Naidenoff lideran esa posición.

“Si el faro del conflicto es si vamos a dar libertad de acción en algún caso que sea necesario en las provincias, para eso está la cláusula 5 de la Resolución de la Convención”, razona Sanz en una posición más reforzada esta semana. “Vamos a ponerle todo el empeño y la fuerza para que no haya problemas. Nadie tiene derecho a quejarse del acuerdo nacional”.

Para levantar el ambiente en las PASO, el jefe radical y candidato promete a cada uno que pasa por su oficina en el Comité Nacional: “Creeme que a Macri le podemos ganar”.

INQUIETUD Y DISCONFORMIDAD DE LOS  INTENDENTES

En la UCR bonaerense no hay claridad sobre el acuerdo entre Sanz y Macri, por lo que los intendentes que tiene el centenario partido están preocupados y no quieren llevar en las PASO la boleta del mendocino únicamente, sino que prefieren tener a disposición más posibilidades.
Si bien todo indica que Sanz bajaría sus pretensiones luego de los últimos desaires en donde provincias como La Pampa, Río Negro y Entre Ríos votaron opciones que van desde presentarse como lista 3 (Río Negro) hasta tener diferentes posibilidades de arreglos, hasta el momento el senador insiste con cumplir su acuerdo con el porteño.

Los radicales están que trinan por las consideraciones negativas que tuvo Macri con ellos, y además porque operadores del ex presidente de Boca están hablando con dirigentes de la UCR en forma individual, salteando a la institucionalidad partidaria. Uno de esos casos es Mar del Plata, en donde la postulante bonaerense del Pro, María Eugenia Vidal, ya selló acuerdo con la concejal Vilma Baragiola.
El clima de desorientación en la UCR bonaerense aumenta al conocerse de que encima no tendrán postulante a la Gobernación. No cierra lo del intendente de San Isidro, Gustavo Posse, a quien no consideran muy radical, pero además se especula con que Macri no lo dejaría llevar su boleta presidencial.

Según trascendió, hoy la posición de abrir el juego, -es decir habilitar una suerte de libertad de acción-, es mayoritaria en la UCR provincial, y detrás de esa movida estarían el presidente del Comité Provincia, Ricardo Alfonsín, el diputado cobista Héctor “Cachi” Gutiérrez y gran parte de los intendentes. Además también acompañarían la postura la mayor cantidad de convencionales que fueron electos por la lista 2015, opositora a Alfonsín.

Este lunes habrá reuniones entre Alfonsín, el diputado Julio Cobos, los senadores Gerardo Morales y Luis Neidenoff, entre otros, a efectos de avanzar con una estrategia diferenciadora de la trazada por Sanz, porque entienden que están a punto de ser superados por las bases partidarias, que no están aceptando un arreglo con el macrismo. Por otra parte le exigirán a Sanz que brinde un informe con la letra chica del acuerdo con Macri: “hasta ahora nadie sabe qué se arregló”, protestan.

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.