jueves 21 de septiembre, 2017

Macri suma y sigue mientras Massa hace malabares para sostenerse con chances.

Comentarios desactivados en Macri suma y sigue mientras Massa hace malabares para sostenerse con chances.
Macri suma y sigue mientras Massa hace malabares para sostenerse con chances.

Cerrar acuerdos con el radicalismo en las distintas provincias y hacer todo lo posible para debilitar al tigrense Sergio Massa, son los objetivos centrales de un envalentonado Mauricio Macri. Ahora sí, el hombre del Frente Renovador tiene un serio problema: las tentaciones del PRO y del FPV son hoy más atractivas para todos aquellos que tienen una intención primera: ganar la elección como sea.

Tras el rotundo éxito en la Capital Federal, territorio PRO, Mauricio Macri decidió acelerar su campaña a Presidente, y dejar en claro que no hay posibilidad, pese a lo que aconsejan varios analistas, de acuerdo con Sergio Massa.

Sin embargo, y para sumar desgracias a los complicados días del tigrense, no sólo descartó de plano la posibilidad de sellar un acuerdo con el Frente Renovador para las presidenciales de octubre, sino que además selló un acuerdo con el senador de la UCR Gerardo Morales, el candidato en Jujuy que hasta hace semanas era uno de los principales aliados de Massa.

Según ‘Jujuy al Día’, se acordó allí un frente entre la UCR y el PRO, en el que participará como estaba establecido anteriormente el Frente Renovador.

El sitio provincial sostiene que lo acordado en términos electorales, es el armado de colectoras para cargos nacionales y provinciales.

El candidato a gobernador por el PRO Jujuy, el arquitecto José Balut abandona así su candidatura y encabezaría una de las colectoras a cargo nacional.

Algo similar ocurrió en Neuquén donde el intendente de la ciudad capital, ‘Pechi’ Quiroga, quien se candidateaba a gobernador acompañado por el Frente Renovador, inclinó la balanza a último momento por el PRO.

Mauricio Macri lo acompañó pero no fue suficiente. Este fin de semana, mientras arrasaba en territorio porteño, en las primeras elecciones generales del país que se celebraban en la provincia sureña, Quiroga hacía una mala elección. Arañó el 20%, que sin embargo, es un piso que el PRO considera aceptable para consolidar la intención de voto de Macri, que treparía al 25% entre los neuquinos.

A la par se conocía la victoria porteña, lo que llevó a Macri a que en solo cuestión horas pusiera el pie en el acelerador y avanzara con todo en el armado político nacional.

Cerrar acuerdos con el radicalismo en cada provincia y hacer todo lo posible para que se debilite Sergio Massa, su competidor directo por el voto opositor, son ahora sus dos objetivos centrales.

Fue Emilio Monzó, ministro de Gobierno de la Ciudad, quien viajó ayer a Jujuy. Por la tarde se reunió con Gerardo Morales, el último radical relevante que defiende la necesidad de aliarse con Massa resistiendo el acuerdo con Macri que fijó la UCR en Gualeguaychú.

Ernesto Sanz, el jefe radical, había allanado el camino. Monzó se proponía restablecer el diálogo con Morales, que peleará la gobernación jujeña controlada desde hace décadas por el peronismo. Anunció que el macrismo estaba dispuesto a bajar su candidato a gobernador. Quizás se haya sorprendido por haber llegado a un rápido acuerdo “para ganar la provincia”, sin entrar en las cuestiones nacionales.

Otro radical que andaba del brazo con Massa ya fue tentado por el PRO: es el tucumano José Cano, también aspirante a la gobernación.

La semana pasada el macrismo le propuso bajar a su postulante para unir fuerzas conta el kirchnerismo de los Alperovich. Según el diario ‘Clarín’, los operadores de Macri dicen que el acuerdo con Cano está “muy avanzado”.

También son optimistas por la negociación con los radicales en la provincia de Buenos Aires. La relación empezó con Federico Storani, uno de los representantes que Sanz designó para afinar el acuerdo nacional con Macri. El propio Macri reconoce en privado el papel de Storani: fue quien propuso la alianza en la Convención de Gualeguaychú, siendo que su trayectoria y pensamiento político lo sitúan bastante lejos del macrismo. Cuestiones del pragmatismo. Pero, también pragmático, Monzó habla con Ricardo Alfonsín, el otro referente radical bonaerense, para bajar los acuerdos hasta el nivel de municipios.

Alfonsín y Storani “se pelean por quien tiene la lapicera”, se espantan un poco los macristas. No es fácil la tarea: los radicales son radicales y el PRO -aunque Monzó tiene experiencia en el rubro- recién está conociendo los caminos retorcidos del armado político. Sobra ambición y falta conocimiento del terreno a transitar.

La tarea de patrullar al radicalismo disidente de Gualeguaychú incluye a Rogelio Frigerio, presidente del Banco Ciudad de día y tejedor de alianzas en el interior cuando baja el sol. No llegó a la fiesta porteña de las PASO porque el domingo las cenizas del volcán chileno lo dejaron varado en Trelew. Pudo volar a la Capital ayer por la mañana. Pero a media tarde ya andaba por La Pampa, donde terminaron de cerrar los detalles del acuerdo con la UCR. El ayer futbolista y hoy diputado Carlos MacAllister será candidato a senador, en la misma boleta que llevará al radical Francisco Torroba para la gobernación.

Una provincia donde el cierre de la alianza está fresco es Córdoba. El PRO había bajado a su candidato a gobernador y en la semana se completaron los acuerdos locales. Por eso el viernes Macri y Sanz encabezaron allí la presentación de la fórmula del radical Oscar Aguad y el macrista ex referí Héctor Baldassi para la gobernación.

Macri en Santa Fe, encabezó junto a Carlos Reutemann una cena de recaudación de fondos para la campaña de Miguel Del Sel, ganador de las PASO y candidato muy firme a la gobernación en la elección del 14 de junio. Estuvieron los tres junto al candidato a vicegobernador, el radical Jorge Boasso.

Reutemann expresó alguna preocupación por la campaña santafesina. Le inquieta el estilo campechano y deslenguado del candidato. “Miguel tiene que tener cuidado, donde diga o haga alguna cosa fuera de tono deja de ser Del Sel y vuelve a ser Midachi; ahí los socialistas lo destruyen, son expertos en eso”, dijo ante amigos.

Por otra parte, dicen que en el PRO admiten que el acuerdo a punto de formalizarse entre Massa y el gobernador cordobés José Manuel De la Sota le puede permitir al líder de Tigre taponar la crisis de su fuerza en el Gran Buenos Aires. Reforzar la identidad peronista, que es parte sustancial de lo que aporta De la Sota al acuerdo, parece ir al encuentro de la demanda de los intendentes massistas a su jefe.

Según cálculos, dos de cada tres votos nacionales que tiene Massa están plantados en la provincia de Buenos Aires. Su prioridad es consolidar esa base que lo hace competitivo; tanto como derrumbarla es el propósito compartido del PRO y el kirchnerismo.

De los dos lados están tironeando. Y los intendentes de Massa tienen, como primer objetivo político, seguir siendo intendentes.

Mientras, Massa apuesta a que su alianza con De la Sota lo recoloque como pieza estratégica. Con este acuerdo y su lanzamiento de esta semana, espera revertir las malas noticias de los últimos 2 meses.

Por lo pronto, parece que no podrá detener la que viene desde el sur y no del lado del PRO, sino del Frente Para la Victoria. Sucede que Daniel Scioli se reunió con Mario Das Neves y le habría ofrecido volver al partido para competir por la gobernación de Chubut, que tendrá primarias y generales simultáneas con la Nación.

Allí, el PRO tuvo su lanzamiento durante el fin de semana. Era la única provincia donde aún no tenían personería. Irán a la elección de octubre con boleta propia a gobernador, colgados de lo que pueda arrastrar la candidatura de Macri, que allí ronda los 20 puntos de intención de voto.

Das Neves es diputado nacional del Frente Renovador de Sergio Massa, a quien asesora en su armado nacional. Tal es así que integra la mesa con referentes de De la Sota y Adolfo Rodríguez Saá para coordinar una primaria junto al tigrense.

Pero es conocida la amistad del ex gobernador chubutense con Daniel Scioli de cuando ambos compartían la Cámara de Diputados.

Según fuentes del peronismo provincial, el bonaerense lo visitó el miércoles de la semana pasada con una oferta concreta: “Volvé al peronismo y ganas con nosotros”.

“Cristina tiene buen concepto de vos y no tiene rencor”, lo halagó Scioli. Das Neves se alejó del Gobierno por sus diferencias con Néstor Kirchner, pero es cierto que nunca abundó en críticas a la presidenta.

La presidenta además no soporta al gobernador Martín Buzzi, quien la responsabilizó por la denuncia de la AFIP sobre supuesta evasión de impuestos por dinero que no declaró en el exterior.

Cristina, además, mide casi 60 puntos en Chubut, donde Massa casi ni es conocido. Demasiado tentador para Das Neves.

Dicen que apenas supo de la reunión, Buzzi reaccionó: viajó de urgencia a Capital Federal para verse con Scioli en el Banco Provincia. Ni bien lo recibió publicó la foto por las redes sociales.

Buzzi es uno de los gobernadores con peor imagen, golpeado por escándalos de corrupción y varios cambios de Gabinete. Aunque las encuestas lo dan como seguro ganador, Das Neves teme que una elección polarizada entre Scioli y Macri levante a Buzzi y a la UCR, aliada a Mauricio Macri. Un cierre con el bonaerense lo alejaría de ese riesgo. Y en eso estaría.

El diario ‘El Patagónico’ afirma, en cambio, que Scioli ratificó su apoyo a Buzzi: “Martín Buzzi fue uno de los primeros en jugarse por este proyecto (la precandidatura presidencial) y eso me genera un fuerte compromiso personal y político por su reelección”, sostuvo Scioli.

Los dos reafirmaron el encuentro en ‘Twitter’, donde publicaron fotos de la reunión. “Excelente reunión de trabajo con el compañero gobernador de #Chubut @martinbuzzi”, escribió Scioli en la red social de los 140 caracteres.

“Ya estamos reunidos con @danielscioli y el equipo de campaña para trabajar juntos en nuestro proyecto político”, tuiteó cerca del mediodía Buzzi.

Respira Massa. En política, díficil afirmarlo.

El ‘Diario Jornada’ afirma que Das Neves criticó a quienes lo vinculan con Scioli: “Me causa gracia que ahora digan que estoy arreglando con Scioli, del que soy amigo desde hace 25 años y con quien converso de manera permanente”. (Fuente Urgente24)

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.