jueves 23 de noviembre, 2017

La Justicia argentina ordenó la detención de Burzaco y los Jinkis.

Comentarios desactivados en La Justicia argentina ordenó la detención de Burzaco y los Jinkis.

Son los acusados en la causa FIFA // La ruta de los sobornos.

La Justicia argentina ordenó la detención de Burzaco y los Jinkis.

El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi ordenó la captura de los empresarios Alejandro Burzaco, Hugo Jinkis y Mariano Jinkis, según informó en diálogo con Luis Novaresio en radio La Red. Las órdenes de captura fueron emitidas a última hora del miércoles y las autoridades policiales ya fueron notificadas.

Este jueves, los abogados de los tres argentinos involucrados en el escándalo de corrupción en la FIFA pidieron la exención de prisión, un recurso legal para evitar que sus defendidos sean encarcelados. Mientras el juez no se expida, las órdenes de detención continúan vigentes.

El magistrado quedó a cargo del pedido de extradición presentado por la Justicia norteamericana debido a que la solicitud llegó a Tribunales con carácter urgente fuera del horario habitual. Como él era el juez de turno para las fuerzas de seguridad, quedó al frente del caso, pero en las próximas horas enviará la causa a sorteo para que otro magistrado quede a cargo del caso. Será él quien termine de definir si los tres argentinos acusados son enviados a los Estados Unidos.

De todas formas, la última palabra será del Poder Ejecutivo: según la ley, una vez que la Justicia autoriza la extradición de un detenido, el gobierno nacional debe dar su aprobación final para que viaje. Si no lo hace, no podrán viajar a los Estados Unidos.

Más temprano, en diálogo con radio Vorterix, Martínez de Giorgi explicó los pasos a seguir habitualmente en un pedido de extradición: “El único análisis que hace la Justicia argentina en función del pedido de los EEUU es que el delito por el que se solicita la extradición sea un delito tipificado tanto en la Justicia estadounidense como en la Argentina, que cumpla un año de pena, que no esté prescripto el hecho y que no se vaya a imponer una pena de muerte. Esas son las condiciones básicas para la extradición. Eso es lo único que tiene que hacer un juez argentino”.

El juez explicó que las capturas no pudieron realizarse antes de que la noticia fuera dada a conocer por los medios porque ellos mismos se enteraron al mismo tiempo que el público en general. Unas doce horas después la embajada de los Estados Unidos entregó en Tribunales los pedidos de extradición. “Lo lógico es que hubiera llegado el pedido de captura, se procede y después se informa, pero en nuestro caso sucedió a la inversa”, reconoció.

Se prevé que en las próximas 24 horas habrá novedades en el caso. En ese plazo Martínez de Giorgi debe resolver los pedidos de exención de prisión que presentaron Alejandro Burzaco y Hugo y Mariano Jinkis. (Fuente Infobae).

LA RUTA DE LOS SOBORNOS

La justicia argentina ordenó la captura de los empresarios Alejandro Burzaco y Hugo y Mariano Jinkis, imputados por los tribunales de los Estados Unidos en la investigación por presuntos hechos de corrupción en la FIFA. El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi rechazó los pedidos de exención de prisión solicitados por los abogados de los acusados y adhirió a los argumentos del fiscal federal Federico Delgado. Además, se basó sobre las actuaciones de la Sección Investigación Federal de Fugitivos de Interpol, que no halló a los denunciados en sus domicilios. Burzaco, presidente de Torneos y Competencias, y los Jinkis, titulares de Full Play, están acusados de tres hechos de asociación ilícita vinculados con los sobornos en la FIFA.

Tras resolver los temas más urgentes, Martínez de Giorgi envió la causa a la Cámara Federal, que designó al juez federal Claudio Bonadio, quien entenderá en el juicio de extradición.

Simultáneamente, la Administración Federal de Ingresos Públicos denunció penalmente a los empresarios por presunta evasión tributaria, asociación ilícita fiscal y lavado de dinero, y pidió información al exterior sobre datos de sociedades y cuentas bancarias en Panamá, Uruguay, Estados Unidos y Suiza.

Mientras todo esto sucedía en la Argentina, trascendieron detalles de la ruta de los sobornos.

“Todos podemos resultar heridos por esto.Todos podemos quedar presos”. La frase es de Burzaco y la pronunció en Florida, Estados Unidos, luego de la conferencia de prensa en la que se anunció la Copa América Centenario, que se jugaría en 2016 en aquel país, como parte de los festejos de los 100 años de la Conmebol. Consta en las actuaciones que lleva adelante la justicia norteamericana. Se refería al esquema de supuestas coimas pagadas por la empresa Datisa, participada por Torneos, Traffic y Full Play para asegurarse los derechos televisivos y comerciales de cuatro Copas América: Chile 2015, Estados Unidos 2016, 2019 y 2023 (ver pág. 3).

De acuerdo con el expediente, el contrato entre Datisa y Conmebol incluía US$ 110 millones en concepto de coimas, distribuidas entre 2015 y 2023, y entre la Conmebol (US$ 100 millones) y la Concacaf (US$ 10 millones).

De los US$ 110 millones en coimas, los funcionarios judiciales norteamericanos dieron por pagados US$ 40 millones: US$ 20 millones correspondientes a la firma del contrato y una cifra similar por la Copa América de 2015.

¿Cómo funciona el esquema? En el documento se describe que los pagos de “las coimas fueron transferidos desde cuentas controladas en Suiza por Datisa hacia registros bancarios de los ejecutivos de Conmebol alrededor del mundo. Se supo, también, que los acusados Hugo y Mariano Jinkis habían abierto una cuenta a nombre de Bayan Group S.A., una empresa del grupo Full Play, en el Banco Hapoalim de Zurich, la misma entidad en la que tenía sus depósitos Datisa”.

Según el documento, Bayan Group es una compañía panameña usada “específicamente para pagar coimas”. El 31 de enero de 2014, el 27 de febrero y el 23 de julio de ese año, Hugo y Mariano Jinkis “realizaron depósitos por US$ 50.000, US$ 250.000 y US$ 400.000, respectivamente”. De acuerdo con el departamento de Justicia de Estados Unidos, los fondos “viajaron desde Zurich a cuentas bancarias de empresas a nombre de Rafael Esquivel (presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, ejecutivo de Conmebol detenido en Suiza) en las sucursales de Miami del Banco UBS, el Bank of America y el Banco Espirito Santo”. Los funcionarios judiciales establecen que los pagos se realizaron mediante este procedimiento “para ocultar su verdadero origen y naturaleza”.

La investigación también menciona a Alejandro Burzaco en el esquema de las coimas. Lo hace en relación a los pagos por los derechos de TV de la Copa América 2011, que se disputó en la Argentina. “El Co-Conspirador #10 (sería Julio Humberto Grondona) era entonces un veterano y alto funcionario de FIFA y AFA. El acusado Alejandro Burzaco era el principal ejecutivo de Torneos, y a veces hablaba a nombre del Co-Conspirador #10, del que era cercano. El Co-Conspirador #2 (el brasileño José Hawilla, dueño de Traffic y uno de los arrepentidos) siempre arreglaba con Burzaco los pagos correspondientes al Co-Conspirador #10”, se describe en el expediente.

Más adelante se relata que “desde los años 90, el Co-Conspirador #2 (Hawilla) había acordado pagarle a la AFA millones de dólares por cada edición de la Copa América. La condición era que el seleccionado albiceleste pusiera en la cancha a sus mejores jugadores. Algunas veces, ejecutivos de Torneos le pedían al Co-Conspirador #2 (Hawilla) que no mandaran los pagos a la AFA, sino a una empresa de viajes que se usaba para facilitarle la llegada de dinero al Co-Conspirador #10 (sería Grondona)”.

En otro capítulo de la causa, se señala que meses antes de la Copa América de 2011, Burzaco intervino en una gestión y le “informó al Co-Conspirador #2 que el Co-Conspirador #10 quería una coima de siete cifras, porque Argentina era el organizador del torneo. El Co-Conspirador #2 acordó realizar el pago.

“Burzaco le dijo que en lugar de transferirle dinero directamente al Co-Conspirador #10, descontara el importe del pago de una deuda que Torneos tenía con Traffic. El atraso fue saldado. Y el Co-Conspirador #10, informado de la operatoria”.

El triniteño Jack Warner, vicepresidente de la FIFA, uno de los involucrados en la causa, se presentó ante la justicia de su país anteayer, en Puerto España, y permaneció durante toda la noche bajo custodia porque sus abogados no llegaron a reunir todo el dinero de la fianza, algo que finalmente lograron anoche, por lo que recuperó la libertad. Warner tuvo que entregar su pasaporte y debe presentarse dos veces por semana ante las autoridades hasta que se resuelva su extradición. (Fuente La Nación)

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.