jueves 21 de septiembre, 2017

Se agudiza la crisis en Brasil: fuerte recorte de gastos y suba de impuesos.

Comentarios desactivados en Se agudiza la crisis en Brasil: fuerte recorte de gastos y suba de impuesos.

Bonistas pierden fortunas.

Se agudiza la crisis en Brasil: fuerte recorte de gastos y suba de impuesos.

Seis días después de que la agencia Standard & Poor’s (S&P) le quitara a Brasil el título de pagador confiable, la presidenta Dilma Rousseff decidió profundizar el camino del ajuste con un paquete de medidas que incluye nuevos impuestos y una fuerte reducción de gastos, que no deja a salvo emblemáticos programas sociales, con el que pretende reequilibrar las cuentas fiscales y alejar los fantasmas de una recesión más acentuada.

Acorralada por el escenario económico, la amenaza de una caída de las inversiones por la rebaja de la calificación de la deuda soberana y un creciente malestar en su base política por la falta de definiciones frente a la crisis, Dilma se doblegó a los consejos de su ministro de Economía, el neoliberal Joaquim Levy, que defendía la necesidad de “cortar la carne” del gasto estatal.

El plan fue presentado ayer en rueda de prensa por Levy y el ministro de Planificación, Nelson Barbosa, que fue derrotado en su prédica de resistir mayores recortes, una postura en línea con vastos sectores de Partido de los Trabajadores (PT).

El conjunto de medidas, la mayoría de las cuales deberá aprobar el Congreso, se propone conseguir R$ 64.900 millones (u$s 17.030 millones) extras en el presupuesto de 2016 para lograr un superávit de 0,7% del PBI, una meta que Dilma había dejado de lado hace algunas semanas cuando envió al Parlamento un proyecto que preveía un déficit de 0,5% el próximo año. Fue esa decisión la que definió la rebaja de categoría por S&P y levantó temores en el oficialismo de que podrían seguirle otras calificadoras de riesgo, como Moody’s y Fitch, empeorando la crisis de confianza.

“Tenemos que salir de un déficit de R$ 30.500 millones de reales (u$s 8.000 millones) para un superávit de R$ 34.400 millones (u$s 9.030 millones). Un valor total de R$ 64.900 millones. Ese es el valor de las iniciativas”, afirmó Barbosa ante los periodistas, después de un maratón de reuniones que comenzó el final de semana, bajo el comando de Rousseff.

El plan consiste en postergar ajustes salariales y contrataciones en el sector público previstas para 2016, eliminar 10 de los 39 ministerios, reducir unos 1000 empleos estatales y cortar gastos en infraestructura, además de quitas en programas sociales en los sectores de salud y vivienda, que caracterizaron la administración del PT en los últimos doce años y fueron pilares para sacar a 40 millones de brasileños de la pobreza. Aunque los ministros indicaron que buscarán otras fuentes de recursos para mantener los gastos previstos en esos planes.

Los recortes en el Presupuesto de 2016 suman R$ 26.000 millones (u$s 6753 millones). El resto del dinero deberá llegar vía aumentos impositivos. La propuesta del equipo económico es resucitar una contribución sobre los movimientos financieros, extinta en el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, con la que pretende recaudar R$ 32.000 millones, además de retirar subsidios a la producción.

Pero el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, del aliado PMDB, pero furioso opositor que impulsa la ruptura del partido con el gobierno, advirtió de inmediato que ‘es muy poco probable‘ que el aumento impositivo tenga el aval del Congreso.

Antes de conocerse los detalles del ajuste, la Central Única de los Trabajadores (CUT), mayor gremial de Brasil y vinculada al PT, había manifestado su negativa a aceptarlo, lo que anuncia nuevos problemas para Dilma, aquejada por una popularidad que no llega al 8%, y amenazada por opositores que buscan impulsar un “impeachment” tomando como base investigaciones judiciales sobre el desvío de dinero del millonario esquema de corrupción en Petrobras a su campaña a la reelección en 2014.

BONISTAS PIERDEN FORTUNA

Dicen que los gigantes hacen ruido al caer. Pimco y Fidelity, los mayores tenedores de deuda soberana del mundo (exceptuando a los bancos centrales) podrían ser testimonio de esto. Cuando Petróleo Brasileiro vendió en junio bonos a 100 años, se consideró que la decisión era un indicio de que la compañía petrolera, que está inmersa en un escándalo de corrupción, había dejado atrás la peor parte de sus problemas. Para inversores como Pacific Investment Management, Fidelity Management Research y Capital Group (los tres mayores tenedores de los valores), eso se convirtió en un error de cálculo caro. Desde la oferta de u$s 2.500 millones, los bonos han caído 15%. Es cuatro veces la caída promedio de la deuda corporativa de los mercados emergentes.

En rigor, el derrumbe se profundizó la última semana, cuando los valores se hundieron a un nivel récord de u$s 0,69 centavos por dólar luego de que Petrobras, como se conoce a la compañía brasileña, sufriera la rebaja de su calificación crediticia a basura por parte de Standard Poor‘s. La gran productora de petróleo más endeudada del mundo se había visto despojada del grado de inversión por parte de Moody‘s Investors Service siete meses antes, conforme una creciente investigación sobre sobornos pagados a ex ejecutivos de la petrolera estatal la llevaban a retrasar su informe de ganancias.

Los rendimientos de los bonos de 6,85% de Petrobras, que vencen en 2115, han subido 1,5 puntos porcentuales, a un récord de 9,86% desde su emisión el 2 de junio, según datos que recopiló la agencia Bloomberg. Petrobras, que tiene sede en Río de Janeiro, vendió los llamados bonos centenarios (los primeros que mite una compañía de un país en vías de desarrollo desde 1997) luego de subsanar en abril un retraso de cinco meses en la publicación de sus ganancias. Desde la venta, sin embargo, los problemas de Petrobras se han agravado al profundizarse la caída de los precios del petróleo. UBS redujo este mes sus estimaciones de las ganancias de Petrobras un 80% debido a los precios más bajos del petróleo y a inesperados costos impositivos. Los problemas de Brasil también se han profundizado, dado que la economía se encamina ahora a la recesión más prolongada desde la Gran Depresión. S&P, que bajó la calificación de Petrobras un día después de reducir la de Brasil, indicó que habría nuevas reducciones de la compañía al mantener las perspectivas negativas. A los efectos de reducir deuda, Petrobras busca reducir u$s 12.000 millones de gastos hasta 2019 y ha empezado a revisar los contratos para su flota de plataformas de perforación offshore. “De todos modos, la caída de 50% de los precios del petróleo en el último año le dificultará a la empresa la obtención de efectivo mediante la venta de activos”, dijo Bank of America Corp. en una nota a clientes del 11 de septiembre. “Petrobras y Brasil tendrán que habituarse a pagar”, dijo Dallen, de Caracas Capital Markets a la agencia Bloomberg.

En algo menos de un lustro, el país perdió la estrella que hizo que el mundo desarrollado lo mirara con fruición en 2010, cuando su economía creció 7,5% y se preparaba para ser sede del Mundial de Fútbol 2014 y de los Juegos Olímpicos en 2016, que se harán en la postal más famosa del país: Río de Janeiro. Pero el modelo basado en un consumo interno acelerado se fue agotando en simultáneo con la ca¡da a tierra de los precios de las materias primas y la desaceleración de China, y la actividad se frenó. En los útimos cuatro años y medio, el país apenas creció. Acusada por sus críticos de haber perdido el rumbo, la mandataria tiene una espada de Damocles sobre su cabeza: la amenaza de un juicio político que pueda urdirse en el Congreso, donde sus socios la han ido abandonando.

Hoy en día, en las calles de Brasil se discute un eventual impeachment contra esta economista de 67 años en cualquier conversación política. Pero el tiempo está del lado de Rousseff: el camino hasta llegar a esta potencial situación es muy complejo: primero se debe constatar algún tipo de delito o improbidad, que no ha ocurrido, y luego la destitución debe ser aprobada por una mayor¡a especial de dos tercios de la Cámara de Diputados, que tiene 513 integrantes. (Fuente El Cronista.com)

ADNbaires/

 

Los comentarios están cerrados.