viernes 24 de noviembre, 2017

Los prófugos balearon a dos policías.

Comentarios desactivados en Los prófugos balearon a dos policías.

Estaban cercados por 700 policías en la zona de Ranchos, pero lograron escapar.

Los prófugos balearon a dos policías.

Cercados por la Policía Bonaerense, que realiza un operativo de búsqueda casa por casa en el partido de Ranchos, Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillacci tomaron contacto con las autoridades de la provincia de Buenos Aires para pedir “garantías” para entregarse, según pudo confirmar Infobae de fuentes que intervienen en la investigación.

Las mismas voces indican que la Policía Bonaerense tiene el punto exacto en donde se ubica el trío. “Se trata de buscar un desenlace pacífico y sin violencia”, apunta una voz del Ministerio de Seguridad a este medio.

Ante la posibilidad de un desenlace inminente, varios altos funcionarios de la administración que encabeza María Eugenia Vidal viajaban a esa localidad del interior de la provincia.

Los operativos de búsqueda se intensificaron con más de 700 efectivos luego del tiroteo que protagonizaron esta madrugada en la Ruta 20, donde dispararon contra dos policías, un hombre y una mujer, que estaban apostados en un control de tránsito.

Luego de quedar grabados por las cámaras de seguridad, las fuerzas de seguridad se concentraron en esa zona, donde se estima que estarían escondidos. Según fuentes seguras de la investigación, los condenados abrieron una línea de comunicación con las autoridades provinciales, con el objetivo de entregarse.

En los últimos minutos, el abogado Hugo Icazati, quien representa a Franco Schillaci, hermano de uno de los prófugos, indicó que es la propia familia del condenado la que está negociando. “Podría pactar una entrega”, aseguró en diálogo con medios. Según dijo, no se trataría de una fuga: “Les habrían facilitado la huida para cazarlos”.

Posteriormente, el ministro Ritondo desmintió que haya habido negociaciones y los delincuentes, cercados, lograron escapar de la zona con destino desconocido, juntos o separados, y ahora son intensamente buscados en el sur del GBA.

LA BÚSQUEDA

Eectivos de la patrulla Rural de Ranchos a los que se sumaron policías del Grupo Halcón están cercando en estos momentos a los tres prófugos condenados por la masacre ocurrida en General Rodríguez que huyeron del penal de General Alvear. Según informó el fiscal de la causa por el tiroteo con los policías, Mariano Sibuet, se desplegó un operativo cerrojo entre las rutas 20, 2 y 11.

Operativo policial en la ciudad de Ranchos

Además, se sumaron a la persecución más de cien policías de la Jefatura Departamental de La Plata y de las fuerza de seguridad locales de Ranchos, Chascomús y Brandsen.

Los efectivos, con perros y un helicóptero, participan del operativo cerrojo que incluye la instalación de retenes y controles en un radio de 20 kilómetros, con punto de partida en el kilómetro 104 de la ruta provincial N°20, donde se produjo el enfrentamiento entre los policías que realizaban un control de rutina y los prófugos, es decir, los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci.

En la búsqueda, intervienen la policía bonaerense y la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), ex Secretaría de Inteligencia de Estado (SIDE).

Precisamente, a partir de una tarea conjunta entre la AFI y los policías de la bonaerense que operan el sistema de entrecruzamiento de llamados VAIC, fue que los investigadores descubrieron que uno de los celulares que usaba Martín Lanatta en la cárcel fue activado en la zona de Florencio Varela.

Después de realizar la geolocalización del aparato -desde que se hizo la comunicación con la triangulación de las antenas que prestan el servicio de telefonía celular- se estableció la existencia de una quinta que pertenecía a un amigo de Schillaci, donde habrían estado los prófugos entre el domingo y ayer. (Fuente La Nación/Foto Télam)

LA BALACERA EN RANCHOS

La búsqueda de los hermanos Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci es infructuosa y sumó una impactante pista: los tres prófugos fueron captados en una ruta del país cuando baleaban a dos policías.

En el video al que tuvo acceso Infobae se observa el momento en que los tres sentenciados por el triple crimen de General Rodríguez se bajan de una camioneta y arremeten a balazos contras los efectivos de seguridad.

El hecho se registró a las 4 de la madrugada, a la altura del kilómetro 100 de la Ruta 20, en el tramo
que une Ranchos y Chascomús. Los voceros policiales apuntaron que el incidente ocurrió en una zona donde hay un control de tránsito.

Triple crimen: los prófugos están cercados por un megaoperativo policial en Ranchos

Fuentes que intervienen en la búsqueda detallaron a Infobae que los prófugos están cercados. “Les estamos atrás”, señalaron en diálogo con este medio.

A medida que pasan las horas se conocen nuevos datos de la escandalosa fuga de los hermanos Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci del penal de General Alvear. Según supo este medio, el celular que usaba Martín Lanatta dentro de la cárcel se activó el domingo, horas después del escape, en una casa quinta de Florencio Varela, sobre la Ruta 36.

La vivienda, propiedad de Marcelo Melnyk, fue uno de los lugares allanados la noche del martes por la Policía Bonaerense en el marco de la investigación. Fuentes policiales confirmaron que los fugados estuvieron el domingo en la casa de Melnyk, un amigo de Schillaci, que incluso lo visitó varias veces en General Rodríguez.

El propio Melnyk le confesó a la policía que los prófugos lo visitaron para pedirle dinero y él se los dio. En la vivienda de Melnyk, quien tiene antecedentes por robo y secuestro, los efectivos encontraron gran cantidad de efectivo y una camioneta Dodge Ram. El vehículo podría haber sido usado por los Lanatta y Schillaci durante la fuga.

Luego del allanamiento, Melnyk, que dijo ser dueño de una pizzería en Ezpeleta, fue demorado por las autoridades, que investigan si tuvo otros vínculos con los fugados.

OPERATIVO CASA POR CASA

Ranchos tiene una extensión de poco más de 30 cuadrasRanchos tiene una extensión de poco más de 30 cuadras
“Si Dios quiere, dentro de poco los vamos a tener”, respira entusiasmado una alta fuente afectada a la pesquisa en diálogo con Infobae. El enfrentamiento a tiros protagonizado en un control rutero de la zona de Ranchos por Martín Lanatta, su hermano Cristian y Víctor Schillaci, los condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez fugados el domingo pasado, fue una bendición mixta. Implicó que dos efectivos de la Policía Bonaerense resultasen heridos, pero también tener su ubicación exacta y endurecer el cerrojo ante ellos.

Hoy, cientos de efectivos de la Policía provincial encabezados por el comisario general Néstor Larrauri los buscan casa por casa en la zona de Ranchos y en todos sus establecimientos rurales cercanos, en galpones, centros avícolas y ganaderos, confirman altas voces dentro de las fuerzas de seguridad.

Las vías de escape son múltiples. Hoy, los jefes de la pesquisa saben que el trío continuó su fuga por la Ruta 20, con salida hacia la Ruta 2, lo que implica una chance de continuar a Magdalena entre otros puntos y múltiples desvíos posibles en caminos rurales, lo que permitió diseñar un operativo cerrojo.

¿Por qué los Lanatta y Schillaci llegaron a Ranchos? La respuesta es simple: no tenían a nadie que los apoye allí, aparentemente, pero ya conocían la zona de antemano. Testigos relataron a la Bonaerense que los hermanos solían frecuentar los cotos de caza de la localidad.

Un dato que también entusiasma a los investigadores fue lo que declaró ante el fiscal Cristian Citterio un amigo de Marcelo Melnyk, el amigo de Schillaci cuya quinta en Florencio Varela habría sido el último refugio previo al tiroteo. Este amigo reconoció que Melnyk mismo le había pedido una casa para refugiar al trío en su escapatoria. Una voz de peso concluye: “Esto prueba que tienen pocos recursos. Si hubiesen tenido plata, ya estarían del otro lado del charco”.

ARMAS DE GUERRA

Los tres prófugos del triple crimen de General Rodríguez que esta madrugada balearon a dos policías en la ciudad bonaerense de Ranchos estaban armados con una escopeta calibre 12/70, un fusil tipo FAL y una pistola calibre 22 que se les cayó antes de escapar en una camioneta.

Así lo aseguró este mediodía el fiscal de Coronel Brandsen Mariano Sibuet, quien precisó que trabajaban “para dar con el paradero” de sus autores, que según las autoridades bonaerenses son Víctor Schillaci y los hermanos Cristian y Martín Lanatta, condenados a perpetua que se fugaron de prisión el domingo pasado.

En declaraciones a la prensa en el lugar del ataque, Sibuet contó que hallaron “siete vainas servidas”, entre ellas una de “un proyectil tipo FAL”, más otras “doce sin detonar” de una pistola Pietro Beretta, calibre 22, que se les cayó a los agresores en el momento del hecho, registrado a las 3:40 en la Ruta Provincial 20, a tres kilómetros de Ranchos.

“Estamos tratando de localizarlos”, indicó el fiscal, y añadió que les imputa a los prófugos el delito de “doble homicidio en grado de tentativa”.

“ESTAN DISPUESTO A TODO”

“Son ellos, son asesinos y están dispuestos a morir”. Así describió Cristian Ritondo a los tres prófugos que escaparon del penal de General Alvear y que esta mañana se convirtieron en noticia por balear a dos efectivos de seguridad que quisieron someterlos a un control vehicular en un retén policial.

“Eran ellos, se movilizaban en una camioneta Ford Ranger de color gris; en el video se puede ver que bajan dos hombres, el tercero abre la puerta y con armas de fuego empiezan a disparar”, relató el funcionario bonaerense en declaraciones a radio La Red.

El ataque dejó un saldo de dos agentes heridos: “Hay una mujer que fue trasladada en helicóptero al Hospital Churruca; el segundo agente es un hombre que fue sometido a una intervención delicada en un hospital de la zona, y luego será llevado también a la ciudad de Buenos Aires”, detalló Ritondo.

“Esto descarta dos cosas: los que dijeron que estaban muertos y los que dijeron que estaban fuera del país”, aclaró el ministro de Seguridad de la Provincia. “Están vivos y no tienen mucha estructura detrás”, apuntó.

Respecto de la investigación prefirió ser cauto, pero comentó: “Ayer quedó detenida una persona del servicio penitenciario, tenemos algunas pistas de cómo salieron, también. Hay una de las personas que estaban de guardia que denuncia a un jefe que había actuado ahí, cuando escuchó gritos no actuó, eso está en el sumario. No sabemos si hubo plata de por medio”.

Finalmente, al ser consultado sobre si la policía bonaerense podría detener a los prófugos en las próximas horas, Ritondo respondió con una frase optimista: “Estamos cerca”. (Fuente Infobae)

ANTES HABIAN ESTADO EN FLORENCIO VARELA

El análisis de los cruces telefónicos que ordenó el fiscal de Azul Cristian Citterio, que investiga la fuga de los hermanos Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci, condenados a prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez, tuvo los primeros resultados: el celular que usaba Martín Lanatta en el penal de General Alvear se activó el domingo pasado, horas después del escape, en una quinta de Florencio Varela, cerca de la ruta 36.

La propiedad -dijeron a LA NACION fuentes policiales- pertenecería a Marcelo Melnick, dueño de una pizzería de Ezpeleta y amigo de Schillaci, que estaba inscripto en la lista de personas autorizadas para visitar a los hombres vinculados con el tráfico internacional de efedrina que mataron, en agosto de 2008, a Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina.

Anteayer, la policía allanó la vivienda de Melnick -quien habría reconocido la visita de los delincuentes- y secuestró una camioneta Dodge Ram y una gran cantidad de dinero en efectivo; estos elementos serán sometidos a peritajes, en busca de rastros de los prófugos. Y Melnick fue demorado; el hombre, sospechan los pesquisas, podría haber colaborado con la fuga.

Los hermanos Lanatta y Schillaci escaparon de la Unidad 30 de General Alvear el domingo pasado a las 2.30, vestidos con ropa oscura, similar a los uniformes penitenciarios, luego de reducir a dos guardias y maniatarlos con precintos y de tomar como rehén a otro, al que obligaron a subir a un Fíat 128, que debieron empujar para hacerlo arrancar, dijo el ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo. Luego abandonaron el Fíat y abordaron una camioneta negra que fue registrada por cámaras de seguridad.

La Policía Científica ya había secuestrado una camioneta Toyota Hilux negra en poder de Franco Darío Schillaci, hermano de uno de los prófugos. Aún no encontraron huellas ni rastros genéticos de los condenados por el triple homicidio. Los mismos exámenes se aplicarán en el vehículo de Melnick. Los fugados -presumen los investigadores- estuvieron en la casa de Melnick, que tendría antecedentes por robo y secuestro. Voceros policiales dijeron que él les comentó que lo visitaron el domingo a la mañana para pedirle dinero, que les dio, y que se fueron pasadas las cuatro de la tarde.

Pero los pesquisas no descartan una participación activa de este hombre en la fuga, ya que podría ser el que les brindó apoyo, con su camioneta, para escapar. El fiscal deberá resolver si ordena su detención y lo indaga o lo libera. Para eso, espera los resultados de los peritajes y nuevos elementos probatorios surgidos, por ejemplo, del análisis de las comunicaciones y de los teléfonos celulares.

La propiedad de Melnick no fue la única allanada: hubo otros tres allanamientos en la zona sur del Gran Buenos Aires, ordenados luego del entrecruzamiento de llamadas entre familiares y allegados de los prófugos.

En tanto, la policía sigue recibiendo denuncias sobre el posible paradero de los hermanos Lanatta y Schilacci, pero hasta el cierre de esta edición ninguna había dado resultados. Las denuncias -cientos, según Ritondo- llegan desde diferentes partes del país. Anteayer, un hombre creyó ver a los homicidas en San Juan, pero esa versión perdió fuerza.

El fiscal Citterio, además de tratar de localizar a los evadidos, continúa analizando pruebas para determinar si hubo complicidad de uniformados del Servicio Penitenciario Bonaerense.

La gobernadora María Eugenia Vidal está convencida de los presos sólo pudieron escapar “con la ayuda de parte del servicio penitenciario”, en respuesta a sus anunciadas acciones para sanear las cárceles y contra el narcotráfico. Por eso intervino la cárcel y desplazó a la cúpula del SPB. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición no había agentes imputados.

UN DETENIDO POR LA FUGA

Un guardiacárcel del Servicio Penitenciario Bonaerense fue detenido por la fuga de la prisión de General Alvear de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez, vinculado al tráfico de la efedrina.

Así lo confirmó el ministro de Seguridad de la provincia, Cristian Ritondo . “Es una de las personas que estaba de guardia y que cuando escuchó gritos, no actuó”, afirmó el funcionario en diálogo con radio Mitre.

Ritondo indicó que la detención del guardiacárcel se produjo “a partir de una investigación que hizo el Ministerio de Justicia en conjunto con el juez”. “Tenemos algunas pistas de cómo fue la fuga”, señaló el funcionario.

Los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci escaparon de la Unidad 30 de General Alvear el domingo pasado a las 2.30, vestidos con ropa oscura, similar a los uniformes penitenciarios, luego de reducir a dos guardias y maniatarlos con precintos y de tomar como rehén a otro, al que obligaron a subir a un Fíat 128, que debieron empujar para hacerlo arrancar. Luego abandonaron el Fíat y abordaron una camioneta negra que fue registrada por cámaras de seguridad.

Tras la fuga, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal denunció que “hubo complicidad” y desplazó a la cúpula del SPB y a las autoridades del penal de General Alvear.

Durante la entrevista radial, Ritondo recordó que también está detenido Marcelo Alejandro Melnyk, que habría dado apoyo logístico a los prófugos en su casa de Florencio Varela.

Melnyk, conocido como “El Faraón”, es amigo de Schillaci, tiene 35 años y es dueño de una pizzería de Quilmes .(Fuente La Nación)

ADNbaires/

 

 

Los comentarios están cerrados.