sábado 23 de septiembre, 2017

ARBA anunció quitas de hasta el 45% en intereses de deudas.

Comentarios desactivados en ARBA anunció quitas de hasta el 45% en intereses de deudas.

El rojo de la Provincia preocupa a Vidal.

ARBA anunció quitas de hasta el 45% en intereses de deudas.

Será para pagos en marzo y en efectivo. Pasados los tres primeros meses ya no habrá beneficios

 

Con quitas de hasta el 45% en los intereses para quienes deseen abonar en marzo, la Agencia de Recaudación bonaerense (Arba) lanza desde mañana un nuevo “programa único de regularización de deudas” de todos los impuestos provinciales, que será de carácter permanente y que sólo ofrecerá distintas bonificaciones para los contribuyentes que regularicen su situación en los próximos 90 días.

Como viene publicando este diario, desde la agencia recaudadora ayer remarcaron que no se trata de una moratoria sino de un “programa único de pago” y que quienes comiencen a regularizar sus deudas en junio no tendrán quitas, sino que se les ofrecerá una financiación en 24 cuotas, con un interés del 1%.

Sin embargo, para aquellos contribuyentes que paguen en marzo, habrá una quita de hasta el 45% en los intereses si abonan al contado. Un beneficio en ese sentido del 35% se ofrecerá a quienes opten por pagar en tres cuotas, aunque con un interés de financiación del 1%, y también habrá una bonificación del 15% para quienes abonen en seis cuotas, también con el interés del 1% por financiación.

En tanto, a partir de junio ya no habrá descuentos sino planes de financiación con intereses del 1% al 2,5%.

NORMALIZAR SIN INEQUIDADES

Según explicó el director de Arba, Gastón Fossati, los objetivos del programa apuntan a “eliminar inequidades respecto de los contribuyentes que cumplen en tiempo y forma sus obligaciones”, y a la vez permitir normalizar la situación de aquellos que arrastran deudas impositivas.

Además, indicó que por sus características, el programa apunta a lograr “una mayor justicia tributaria, terminando con la especulación de quienes usaban las moratorias fiscales como constante mecanismo de financiación”.

Y remarcó que luego de la primera etapa de bonificaciones decrecientes en los primeros tres meses, “ya no habrá descuentos ni opciones cómodas de financiamiento”. Y que “sólo existirán planes de financiación para quienes enfrenten dificultades para abonar, aunque “tendrán tasas de interés crecientes a medida que se opte por mayor cantidad de cuotas”.

Además, advirtió que quienes “no aprovechen estas facilidades y se mantengan en situación de morosidad, enfrentarán las acciones judiciales que se impulsarán en los próximos meses”.

UNA EXCEPCIÓN

En tanto, desde Arba advirtieron ayer que habrá una “única excepción” de facilidad de pago y estará destinada a aquellos contribuyentes con deudas del Impuesto Inmobiliario que posean vivienda única, con una valuación fiscal que no supere los $96.000.

Estos propietarios podrán acceder, incluso después de julio, a bonificaciones de 15% por pago contado.

También se apuntó que el acceso al plan podrá realizarse directamente desde la web de Arba, www.arba.gov.ar, y que también se podrá ampliar en la información desde ese sitio o comunicándose telefónicamente al 0800-321-2722, o concurriendo a cualquiera de los centros de atención de la agencia bonaerense.

VIDAL, PREOCUPADA POR EL ROJO

A casi tres meses de asumir en la gobernación, María Eugenia Vidal sigue reaccionando asombrada cuando repasa los números de la economía bonaerense al momento de sentarse en el palacio de la calle 6. Algunas cifras ya se conocieron pero es probable que en el mensaje inaugural de las sesiones ordinarias de la Legislatura apele a una suerte de punteo de la situación que le planteó el ministro Hernán Lacunza.

“Recibimos una provincia quebrada”, dijo Vidal el día de su asunción. Aludía al déficit fiscal anual que arrojó el ejercicio 2015 de unos 22 mil millones de pesos, poco menos de 2 mil millones por mes, heredados de la gestión de Daniel Scioli. Es un agujero generado, entre otras cosas, porque la Provincia gasta mucho más de lo que recauda.

Un botón de muestra: la recaudación anual de la Provincia sólo cubre el 80% de lo que se gasta en el salario de los más de 600 mil empleados estatales. Para cubrir el resto el estado provincial debe endeudarse o depender del envío de partidas dinerarias desde la Nación.

La gobernadora María Eugenia Vidal, junto al  ministro de    Economía bonaerense, Hernán Lacunza

Vidal y Lacunza.

Los cálculos más optimistas de los vidalistas suponen una reducción del déficit fiscal a 15 mil millones de pesos al finalizar el año en curso.

EL ENDEUDAMIENTO

El nivel de endeudamiento heredado también es otra preocupación. Los números que manejan en la gobernación dinamitan el discurso de “provincia desendeudada” que pregonó hasta último momento el sciolismo. Según las fuentes oficiales consultadas, la Provincia tiene una deuda registrada de unos 120 mil millones de pesos con inversores de diverso calibre, algunos proveedores, el gobierno nacional y organismos de crédito internacionales.

Pero también está la deuda no registrada o “deuda oculta”. Eso es, básicamente, emisiones de deuda por gastos del pasado que no fueron debidamente registrados en su momento. Esa cifra también es colosal: poco más de 50 mil millones de pesos, entre los que se cuentan unos 8 mil millones de pesos que se le deben a proveedores varios.

Para poner en marcha un proceso de salida de este endeudamiento vigente, Vidal pidió autorización a la Legislatura para tomar una nueva deuda. En enero, los legisladores autorizaron al Ejecutivo a endeudarse por 60 mil millones de pesos durante el 2016. El equipo económico deberá manejarse con esos números para honrar los compromisos. No se descarta, sin embargo, que luego de la apertura de sesiones, el gobierno provincial intente obtener otro permiso legislativo de endeudamiento.

SUBA DE IMPUESTOS

Además, el presupuesto votado por los legisladores en enero estipula un aumento de impuestos de más del 25% para mejorar la recaudación provincial.

Pero más allá de los números, está la cuestión social. En Economía toman nota de un dato inquietante que arrojan los indicadores sociales oficiales: el 35% de los hogares argentinos con necesidades básicas insatisfechas está en Buenos Aires.

Es una suerte de bomba de tiempo sobre la que está sentada la gobernadora, que tendrá inevitables cimbronazos derivados de una situación económica nacional que incluye la devaluación ya realizada, el aumento de las tarifas energéticas por la quita de los siderales subsidios y la lógica de evitar gastos desmesurados a nivel estatal. (Fuente El Día)

ADNbaires/

 

Los comentarios están cerrados.