lunes 25 de septiembre, 2017

“No le vamos a dar nada a la CGT”.

Comentarios desactivados en “No le vamos a dar nada a la CGT”.

"Nosotros gobernamos para 40 millones de argentinos", dijo Rogelio Frigerio.

“No le vamos a dar nada a la CGT”.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, reconoció que “desde el Estado tenemos que dar una respuesta” a los reclamos que planteó la CGT pero aclaró que el Ejecutivo “no le va a dar nada” a la central obrera ya que “gobierna para más de 40 millones de argentinos”.

“Nosotros no le vamos a dar a la CGT nada, nosotros gobernamos para más de 40 millones de argentinos”, dijo Frigerio acerca del reclamo que hizo el triunvirato de la CGT por un bono de fin de año para trabajadores, jubilados y beneficiarios de planes sociales, así como la exención del pago del Impuesto a las Ganancias en el medio aguinaldo de diciembre.

El ministro dijo que el Gobierno mantiene “un diálogo fluido” con los dirigentes sindicales y aseguró “en menos de dos semanas” se volverán a reunir “para dar una respuesta a la sociedad de temas que ellos están planteando”.

“Toda la ayuda que podamos dar, sobre todo para los sectores más vulnerables tiene que tener en cuenta la debilidad fiscal que todavía enfrenta el Estado producto de la herencia recibida en esta materia”, destacó Frigerio en una entrevista al diario La Nación.

“Estamos tratando de encontrar una solución que dé una respuesta a los pedidos y que no desfinancie al Estado”, sostuvo.

ACUERDO SOCIAL

El gobierno de Mauricio Macri y la conducción tripartita de la CGT acordaron hoy en el Ministerio de Trabajo establecer un plazo de diez días para que la Casa Rosada analice los reclamos de la central obrera y convocar en ese tiempo a una mesa de diálogo económico y social a la que se denominó Mesa de Diálogo para la Producción y el Trabajo, que comprenderá al Gobierno, a los sindicatos y a los empresarios.

El resultado más inmediato de la reunión entre el Gobierno y la CGT fue que la central obrera no convocará por ahora a un paro nacional, tal como había resuelto en el Comité Central Confederal realizado el viernes último.

Luego de una conversación de tres horas, entre las 9.30 y las 12.30, las partes firmaron un acta en la que se establece que “el Gobierno se ha comprometido a analizar los reclamos y avanzar en las respuestas a través de la búsqueda de consenso y de la convocatoria a la Mesa de Diálogo para la Producción y el Trabajo”, que congregará a los trabajadores y a las principales cámaras empresariales.

“No será exactamente una mesa de dialogo social, pero sí: se convocará a los empresarios y a los sinidcatos para acordar políticas de producción”, dijo a LA NACION una fuente oficial. En esa convocatoria se analizarán los lineamientos del futuro Plan Productivo, que el Gobierno ya presentó ante empresarios y que procura consensuar con los sindicatos.

“No hay tregua ni fecha de paro”, dijo Héctor Daer, uno de los tres jefes de la central obrera.

Se analizarán las reformas al impuesto a las ganancias, el regimen de accidentes de trabajo, los costos laborales no salariales, como el sistema de despidos, la presion tributaria, las obras de infraestructura y el régimen de obras sociales.

El acuerdo firmado agregó que “el movimiento obrero ha planteado el requerimiento de una compensación de fin de año (también llamada bono), para los trabajadores activos de los ámbitos privado y público, jubilados y pensionados, y beneficiarios de planes sociales”.

Además, tal como anticipó hoy LA NACION, se estableció que “se analizará, según lo acordado, la exención del medio sueldo anual complementario (aguinaldo) de diciembre del impuesto a las ganancias, contemplando la necesidad de cumplir las metas fiscales anunciadas”.

El acta indicó que se acordó que en los próximos diez días el Gobierno proporcionará respuestas tendientes a solucionar las problemáticas planteadas por la CGT.

Por parte del Gobierno firmaron el acta los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, de Interior, Rogelio Frigerio, de Producción, Francisco Cabrera, de Hacienda, Alfonso Prat Gay, y el secretario de coordinación Interministerial, Mario Quintana.

Por la conducción cegetista firmaron Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña. También lo rubricaron otros miembros de la cúpula de la central obrera como José Luis Lingieri, Omar Maturano, Roberto Fernández, Pablo Moyano, Andres Rodríguez, Francisco Gutiérrez, Rodolfo Daer y Jorge Sola.

ROGELIO FRIGERIO

El ministro de Interior, Rogelio Frigerio , fue el encargado hoy de abrir la Conferencia Anual de la Fundación de Investigaciones Eonómicas Latinoamericanas (FIEL) y se refirió a los índices de pobreza difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos(Indec), que la estimó en 32,2%, tras casi tres años de apagón estadístico.

“Fue el populismo lo que nos hizo caer en estos valles y picos de crecimiento que no eran sostenibles, por lo que se aumentó la pobreza”, sostuvo ante un auditorio colmado, sin hacer referencia a los datos del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, donde se estima que durante los primeros meses del nuevo gobierno hubo un incremento de 1.400.000 nuevos pobres.

Frigerio señaló que el objetivo principal del Gobierno de pobreza cero se va a lograr a través de la creación de empleo de calidad. “Tenemos el compromiso de enfrentar al narcotrafico y también de unir a los argentinos”, dijo.

El funcionario añadió que “hay que entender que el crecimiento de la economía no está en contra de que la gente viva mejor” y también habló de 2019 y de la importancia de que haya una continuidad en el actual modelo para asegurar el crecimiento. “Hay que apostar a un proyecto de largo plazo, que no se termine en la próxima elección”, expresó.

Frigerio , que fue presentado por Daniel Artana, de Fiel, como un “amigo de la casa”, repasó los últimos nueves meses de gestión. “En campaña había un cierto escepticismo sobre si la Argentina podía enfrentar un cambio. Creo que nuestro principal activo en estos meses de gestión tiene que ver con la recuperación de la confianza. Se trata de creer en quienes gobiernan. La confianza del mundo en la Argentina se había dinamitado”, sostuvo.

“Resolvimos algunos temas que parecian imposibles: la salida de los cepos, un único tipo de cambio, la resolución del problema del default, el alivio fiscal, y, después de muchos años, empezamos a bajar impuestos. Vemos un incipiente proceso de recuperación en muchas variables económicas. Para que la Argentina pueda crecer un 4% anual, que es lo que necesitamos para cumplir el objetivo de Pobreza Cero, tenemos que hacer las cosas diferentes”, expresó.

El ministro se refirió también a la herencia recibida. “Encontramos el Estado desmantelado y lo tuvimos que reconstruir mientras desamábamos las bombas que nos dejaron. Tenemos que recuperar el estado y darle alivio fiscal a la gente y a las empresas”, dijo.

El 50% de la mejora de la competitividad tiene que venir a través de políticas de Estado, como la baja inflación, la mejora de infraestructura y la lucha contra la corrupción, mientras que el otro 50% debe venir “de la mano de los empresarios que se sumen a un proyecto de desarrollo”, añadió.

Tras enfatizar que recibieron un Estado quebrado, señaló que hay un “proceso gradual de equilibro fiscal” y habló sobre la creación de un Consejo de Responsabilidad Fiscal. Se refirió también a que la Justicia es muy importante para consolidar el proceso de recuperación económica. “El Poder Ejecutivo nada tiene que hacer en el poder Judicial. Celebramos que la Justicia haya empezado a investigar hechos de corrupción y que el Congreso dejó de ser una escribanía para ser un lugar donde se mejoran las politicas públicas”, finalizó. (Fuente La Nación)

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.