miércoles 22 de noviembre, 2017

Una empresa sin actividad emitía pagos para la familia Kirchner.

Comentarios desactivados en Una empresa sin actividad emitía pagos para la familia Kirchner.

El hecho es investigado por la Justicia.

Una empresa sin actividad emitía pagos para la familia Kirchner.

La Justicia busca determinar cómo una empresa a la que no se le conoce actividad logró girar cheques por 2,3 millones de pesos a los Kirchner. Se trata de Solvencia Crediticia SA, una firma de servicios financieros que alquiló un dúplex en Puerto Madero a Los Sauces SA, la empresa de la ex familia presidencial sospechada de lavado de dinero. De acuerdo con los primeros informes oficiales, la llamativa financiera fue declarada inactiva por la Inspección General de Justicia (IGJ) por no registrar movimientos ni balances.

Solvencia Crediticia SA giró al menos 24 cheques a Los Sauces SA entre mayo de 2009 y junio de 2011, por montos que oscilaron entre 88.000 y 187.000 pesos cada uno. Fueron en total $ 2.356.609. Fuentes al tanto de la operatoria confirmaron a LA NACION que se trató de pagos por el alquiler de oficinas que los Kirchner tienen en el octavo piso del lujoso edificio Madero Center.

Solvencia Crediticia firmó un contrato de alquiler con Los Sauces SA en mayo de 2009, y a los pocos meses le subalquiló el inmueble a otro actor, la Asociación Mutual Siempre Joven, que le giró otros 776.840 pesos a la ex familia presidencial.

En la causa Los Sauces, el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Rívolo investigan si existieron maniobras de lavado de dinero a través de la empresa de los Kirchner, que tuvo como principales clientes a Cristóbal López y a Lázaro Báez.

En el caso de Solvencia Crediticia, los investigadores buscan determinar el origen del dinero de los onerosos alquileres en Puerto Madero. Un informe de la IGJ señaló que la financiera fue declarada inactiva en abril de 2015. Esto significa que no se le detectaron movimientos en los últimos años. Al menos en los tres períodos previos no había presentado balances, no pagó las tasas correspondientes ni había declarado a su directorio ni su sede. Tampoco se habría inscripto en el empadronamiento de sociedades de 2010, explicaron fuentes judiciales.

Un informe del Banco Central, en tanto, señaló que no detectó movimientos vinculados a Solvencia Crediticia. Según ese escrito, “no se detectaron operaciones de cambio donde el número de identificación del cliente coincida con el de esa firma”, ni tampoco declaraciones juradas relacionadas con títulos de deuda, ni con inversiones directas en el país ni en el exterior.

Lo único identificado por los informes oficiales fue una cuenta en el Standard Bank (hoy ICBC), y los investigadores pedirán el registro de movimientos.

Solvencia Crediticia SA, creada con un capital de $ 12.000, fijó domicilio en el último piso de un edificio ubicado en la calle Suipacha al 200. Su presidente es Jorge Barros Carames.

Fuentes allegadas a esa firma explicaron a LA NACION que “Solvencia Crediticia tuvo una breve actividad ofreciendo paquetes financieros como seguros y tarjetas de crédito”. “El negocio no prosperó y pronto dejó de operar, por eso subalquiló el inmueble a otra entidad”, agregaron.

Otro punto que llamó la atención del juez Bonadio fue la superposición de pagos a los Kirchner por el alquiler del dúplex de Puerto Madero.

“Existen pagos de Inversora M&S, de Cristóbal López, a Los Sauces SA en 2009 y 2010, los cuales se superpondrían con la locación (de Solvencia Crediticia) y la sublocación (de la mutual Siempre Joven)”, señaló el magistrado en un fallo de diciembre, en donde dispuso la intervención de las empresas sospechadas en la causa. Agregó que “por otra parte la empresa Austral Construcciones efectuó pagos por servicios de luz y expensas de ese dúplex, según muestra la fiscalización de la AFIP”.

Allegados a Solvencia Crediticia alegaron: “Sólo pagamos durante el tiempo que ocupamos el inmueble. Si Cristóbal López hizo pagos simultáneos, desconocemos a qué obedecieron”. (Fuente La Nación)

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.