jueves 21 de septiembre, 2017

Maduro dio marcha atrás con el auto golpe.

Comentarios desactivados en Maduro dio marcha atrás con el auto golpe.

El Tribunal Superior le devolvió competencias a la Asamblea General.

Maduro dio marcha atrás con el auto golpe.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela revirtió este sábado su decisión de asumir las funciones del Parlamento de amplia mayoría opositora, anunció la corte.

En dos nuevos fallos fechados el 1 de abril, el TSJ decidió devolver las competencias legislativas a la Asamblea Nacional. Las dos sentencias, la 157 y la 158, modifican los fallos 155 y 156, con los que el Supremo ponía límites a la inmunidad parlamentaria y asumía las competencias legislativas del Parlamento, provocando un amplio rechazo internacional.

La corte anuló además la decisión que le confería al presidente Nicolás Maduro amplios poderes para legislar en materia de delincuencia organizada y terrorismo, informó la corte.

“Se suprime la cautelar (…) de dicho fallo”, señaló el TSJ, en alusión a los poderes que había otorgado a Maduro para revisar leyes contra la delincuencia organizada y financiamiento al terrorismo y la corrupción, así como el código penal y el código de justicia militar.

La medida fue derogada de oficio tras un acuerdo entre los poderes públicos -excepto el Legislativo- cuyos representantes se reunieron hasta la madrugada de este sábado convocados por el presidente Nicolás Maduro, quien este viernes había pedido a la corte revisar el fallo que disolvió el Parlamento.

La propia fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, había calificado la decisión de los jueces de “ruptura del orden constitucional”.

La sentencia 158 suprime el apartado 4.4 de la sentencia 156, que facultaba a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia a tomar funciones de la Asamblea Nacional.

En ese punto se leía: “Se advierte que mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, esta Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta Sala o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de Derecho”.

La Sentencia 157 reza en cambio: “Se Aclara de Oficio la sentencia N° 155 de fecha 28 de marzo de 2017, en lo que respecta a la inmunidad parlamentaria. Se suprime dicho contenido. Se suprime la cautelar 5.1.1 de dicho fallo”.

En ese fallo del martes pasado, el Tribunal Supremo declaraba que los asambleístas carecían de inmunidad por estar en desacato.

“La inmunidad parlamentaria sólo ampara (…) los actos desplegados por los diputados en ejercicio de sus atribuciones constitucionales (lo que no resulta compatible con la situación actual de desacato en la que se encuentra la Asamblea Nacional)”, indicaba la sentencia, ahora anulada por la nueva decisión del tribunal.

EL AUTO GOLPE

El régimen de Nicolás Maduro disolvió el Parlamento y la oposición denuncia un “golpe de Estado”. El Tribunal Supremo, controlado por el oficialismo, asumió las funciones del Congreso. Llamó a las Fuerzas Armadas a pronunciarse.

La Asamblea Nacional de Venezuela (AN), controlada por la oposición, acusó al presidente Nicolás Maduro de haber dado un “golpe de Estado”, luego de que el Tribunal Supremo -bajo control del chavismo- decidiera asumir las funciones del Parlamento.

“Es un golpe de Estado, y quiero que el mundo nos ayude y los medios nos ayuden a decirlo con todas sus letras: en Venezuela Nicolás Maduro dio un golpe de Estado”, afirmó el presidente de la AN, Julio Borges, en una rueda de prensa desde el Palacio Legislativo.

0013871892

Además anunció que “frente a ese golpe de Estado”, la Cámara desconoce al máximo tribunal del país debido a que sus magistrados fueron elegidos “para gobernar fuera de la Constitución”.

“A esta Sala Constitucional que está fuera de la Constitución, el día de hoy los 112 diputados de la unidad nacional quieren dejar claro que el Parlamento se rebela y desconoce esta sentencia de la Sala Constitucional”, sostuvo.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela decidió anoche asumir las competencias del Parlamento argumentando que había un “desacato” en el Congreso, un estatus que el Poder Judicial impuso a la Cámara por el incumplimiento de varias sentencias.

El régimen de Nicolás Maduro disolvió el Parlamento y la oposición denuncia un "golpe de Estado"

Julio Borges, el presidente de la Asamblea Nacional, acusa al gobierno de Maduro de dar un golpe de Estado. (Reuter)

Borges, mientras rompía en pedazos la sentencia del Supremo, calificó de “basura” este documento, y dijo que estas no son decisiones contra la Asamblea sino “contra el pueblo venezolano”.

“Estos señores de la Sala Constitucional tienen los riñones de creer que en estos momentos van a pasar por encima del pueblo venezolano”, expresó.

El diputado destacó que las diferencias de esta sentencia con otras que haya dictado el Supremo anteriormente es que se le otorga, según él, “todo el poder” al jefe de Estado para “hacer las leyes que le dé la gana”.

“Para dar los contratos que le dé la gana, para endeudar al país como les dé la gana y para perseguir a los venezolanos como les dé la gana. Es un golpe de Estado con todas sus letras, es una dictadura”, aseguró.

El régimen de Nicolás Maduro disolvió el Parlamento y la oposición denuncia un “golpe de Estado”
Julio Borges, presidente del Parlamento venezolano, rompe la orden del Tribunal Supremo de Justicia. (Reuter)

En ese sentido, afirmó que esta sentencia surge debido a que el Gobierno trata de evitar el control de la Cámara al otorgamiento de empresas y explotaciones petroleras extranjeras en el país.

“Nicolás Maduro está regalando las riquezas del pueblo venezolano, y está otorgando asociaciones petroleras y no quiere pasar por el control de la Asamblea Nacional”, dijo.

Asimismo, el jefe del Parlamento hizo un llamado “de conciencia” a las Fuerzas Armadas de la nación caribeña a no “seguir callada” frente a lo que consideró una “ruptura de la Constitución”.

“Nosotros esperamos que nuestra Fuerzas Armadas sean el primer guardián de la democracia y la Constitución en Venezuela y que se convierta en parte de la solución de la democracia en el país, a que ellos también tengan la responsabilidad de luchar para que Venezuela tenga una democracia”, señaló.

Por último, el opositor adelantó que van a convocar diferentes acciones de calle, sin ofrecer mayores detalles al respecto.

LO QUE DIJO MADURO

El mandatario respaldó al Tribunal Supremo de Justicia, luego de que la corte se atribuyera las funciones del Parlamento, de mayoría opositora. También se refirió a las críticas realizadas por una funcionaria chavista
31 de marzo de 2017

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, defendió la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que se atribuyó las funciones del Poder Legislativo y consumó un golpe de Estado, asegurando que la situación se trata de un “impasse” y una “situación atípica”.

El líder chavista afirmó en un acto público que la única ruptura del orden constitucional ocurrió en 2002 cuando la oposición encabezó el “golpe de Estado” en abril de ese año contra Hugo Chávez, en referencia a las declaraciones de la fiscal general Luisa Ortega sobre la sentencia del Supremo, quien sorprendió al mostrar sus reparos a la decisión de la Justicia chavista.

En ese sentido, el líder del régimen convocó a los poderes públicos para zanjar diferencias en torno a los fallos. “Asumo, a través del diálogo y la Constitución, la tarea de resolver hoy mismo el impasse que ha surgido entre el Ministerio Público y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y convoco al Consejo de Seguridad de la Nación para hoy mismo en la noche para deliberar y sacar una resolución”, dijo Maduro.

Respecto a la situación del Parlamento, virtualmente anulado por la sentencia de la Corte Constitucional, Maduro culpó a la oposición. “La Asamblea Nacional está minimizada por sus propios errores. Es una situación atípica, pero producto de actos ilegales. Hay una controversia, pero toda controversia debe resolverse por la vía del diálogo”, opinó.

A pesar de las numerosas críticas que generó en el ámbito local e internacional la sentencia del máximo tribunal, que llevó a algunos gobiernos, como los de Perú y Chile, a retirar a sus embajadores, Maduro no había dicho nada al respecto hasta casi 48 horas después de la sentencia.

LA ACUSACIÓN DE LA “OEA”

El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, denunció “el auto-golpe de Estado perpetrado por el régimen venezolano contra la Asamblea Nacional”, último poder del Estado legitimado por el voto popular.

“Aquello que hemos advertido lamentablemente se ha concretado”, sentenció el Secretario General.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ha dictado dos decisiones por las que despoja de sus inmunidades parlamentarias a los diputados de la Asamblea Nacional y, contrariando toda disposición constitucional, se atribuye las funciones de dicho Poder del Estado, en un procedimiento que no conoce de ninguna de las más elementales garantías de un debido proceso.

El Secretario General de la OEA denuncia el "auto golpe de Estado" en Venezuela

Luis Almagro (OEA)

Por la primera de ellas, del 27 de marzo de 2017, el TSJ declara la inconstitucionalidad de acuerdos legislativos calificando como actos de traición a la patria el respaldo a la Carta Democrática Interamericana, instrumento jurídico al cual Venezuela ha dado su voto al tiempo de aprobarlo y fue el primer país en solicitar su aplicación en el año 2002.

Por el segundo fallo, del 29 de marzo, este tribunal declara la “situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional”, en forma que no conoce respaldo constitucional ni en las atribuciones de la Asamblea (art.187 de la Constitución), ni mucho menos en la de la Sala Constitucional del TSJ (art.336 de la Constitución) y que viola la separación de poderes que la propia Constitución exige sea respetada por todos los jueces los que deben “asegurar su integridad” (art.333).

Las normas internacionales regionales y universales a las que Venezuela soberanamente ha adherido, y que por ello la obligan a su cumplimiento, reafirman el respeto a la separación de poderes como garantía ineludible para la protección de los derechos de los ciudadanos y la defensa del sistema democrático y del estado de derecho.

Las dos sentencias del TSJ de despojar de las inmunidades parlamentarias a los diputados de la Asamblea Nacional y de asumir el Poder Legislativo en forma completamente inconstitucional son los últimos golpes con que el régimen subvierte el orden constitucional del país y termina con la democracia.

La decisión del TSJ expresa en su numeral 4.4: “Se advierte que mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, esta Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta Sala o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de Derecho”.

Asumir la restauración de la democracia es tarea de todos. Hoy es hora de trabajar unidos en el hemisferio para recuperar la democracia en Venezuela, con cuyo pueblo todos tenemos deudas que nos obligan a actuar sin dilaciones. Callar ante una dictadura es la indignidad más baja en la política.

“La cuestión es sólo entre la libertad y el despotismo”, nuestros opresores, y son nuestros opresores porque la libertad de los pueblos es la esencia misma de nuestra libertad, sólo por serlo forman el objeto de nuestra lucha.

El Secretario General de la OEA dijo que es urgente la convocatoria de un Consejo Permanente en el marco del artículo 20 de la Carta Democrática y constató que se ha llegado a este punto a pesar de las advertencias formuladas en los informes del 30 de mayo de 2016 y 14 de marzo de 2017.

El líder de la OEA recordó el carácter preventivo que tiene la Carta Democrática Interamericana, que debió haber sido accionada con rigurosidad para no lamentar otro golpe de Estado en el hemisferio.

CONDENA DE ESTADOS UNIDOS

El gobierno de Estados Unidos “condenó” hoy la decisión de Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela de “usurpar los poderes de la Asamblea Nacional elegida democráticamente”, afirmó el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

“Esta ruptura de las normas democráticas y constitucionales daña en gran medida las instituciones democráticas de Venezuela y niega al pueblo venezolano el derecho de moldear el futuro de su país a través de sus representantes electos. Lo consideramos un grave revés para la democracia en Venezuela”, dijo el portavoz en un comunicado.

Toner subrayó que “las democracias del Hemisferio Occidental, reunidas esta semana en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), pidieron a Venezuela que respete sus instituciones democráticas mientras busca una solución negociada a sus crisis políticas, económicas y humanitarias”.

“Pedimos al Gobierno de Venezuela que permita a la Asamblea Nacional democráticamente elegida desempeñar sus funciones constitucionales, celebrar elecciones lo antes posible e inmediatamente liberar a todos los presos políticos”, reiteró el portavoz.

Condena de Estados Unidos: "Lo que pasó en Venezuela es un grave revés para la democracia"

Además, Estados Unidos consideró que, “en lugar de socavar las instituciones democráticas de Venezuela, el Gobierno venezolano debe cumplir con los compromisos que asumió durante el diálogo de 2016, sus obligaciones con su propio pueblo y sus compromisos bajo la Carta Democrática Interamericana”.

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela decidió el miércoles que asumirá las competencias del Parlamento debido a la persistencia del “desacato”, un estatus que el Poder Judicial impuso a la Cámara por el incumplimiento de varias sentencias.

Esta misma semana, 20 países -entre ellos Argentina- de los 35 Estados miembros (Cuba pertenece a la OEA pero no participa desde 1962), en una declaración conjunta se comprometen a concretar una hoja de ruta “en el menor plazo posible” para “apoyar el funcionamiento a la democracia y el respeto al Estado de Derecho” en Venezuela. (Fuente Clarín

ADNbaires/

 

 

Los comentarios están cerrados.