miércoles 22 de noviembre, 2017

Lula da Silva fue condenado a nueve años y medio de prisión.

Comentarios desactivados en Lula da Silva fue condenado a nueve años y medio de prisión.
Lula da Silva fue condenado a nueve años y medio de prisión.

El juez federal Sergio Moro condenó hoy al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva a nueve años y medio de prisión por los crímenes de corrupción pasiva y lavado de dinero, según consignó la revista brasileña Veja. La decisión del magistrado -líder en la lucha anticorrupción en Brasil- fue tomada este miércoles en el marco de la investigación conocida como Lava Jato.

Moro determinó que el ex mandatario recibió sobornos de la empresa constructora OAS, una de las más grandes del país. Entre las ventajas recibidas por Lula figuran además un lujoso apartamento tríplex de 215 metros cuadrados en un complejo nuevo en Guarujá, en el litoral del estado de San Pablo. A cambio de estos “favores”, el ex presidente y líder sindicalista, habría facilitado contratos millonarios a esa compañía con Petrobras, según se desprende de la investigación.

La justicia brasileña apuntó que Lula actuó como “jefe” del esquema de corrupción que salpicó a su gobierno y al de su sucesora Dilma Rousseff durante más de una década. Con esta condena, el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) se convirtió en el primer presidente brasileño condenado de la historia.

Lula da Silva fue condenado a nueve años y medio de prisión por el juez Sergio Moro (EFE)

Según la sentencia a la que tuvo acceso Infobae, Lula “participó conscientemente del esquema criminal, inclusive tenía consciencia de que los Directores de Petrobras utilizaban sus cargos para recibir ventajas indebidas en favor de agentes políticos y partidos políticos”. Y añade: “De estos valores (los aportados por OAS) 3.738.738 reales fueron destinados específicamente al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva”. Ese sería el valor que tiene el tríplex en cuestión recibido de manos de uno de los ejecutivos de la compañía más otra de más de un millón de reales.

Junto al ex presidente brasileño, también fueron condenados por el mismo delito de corrupción pasiva y lavado de dinero José Adelmário Pinheiro hijo, presidente del Grupo OAS, Franklin Magalhaes Medeiros, director de esa firma, y otros ejecutivos. También Paulo Tarciso Okamoto, presidente del Instituto Lula.

“No importa cuán alto esté usted, la ley siempre está por encima de usted”.
Desde que se inició el proceso hasta que fue condenado en primera instancia, tan solo pasaron diez meses de investigación. “Después de asumir el cargo de presidente de la República, Lula comandó una formación de un esquema delictivo de desvío de recursos públicos destinados a enriquecerse ilícitamente, comprar apoyo parlamentario y financiar campañas electorales”, señalaron los fiscales en su acusación.

Moro también explicó en su fallo por qué no ordenó la detención del ex mandatario. “Considerando que la prisión cautelar de un ex Presidente de la República no deja de ser traumática, la prudencia recomienda que se aguarde el pronunciamiento de la Corte de Apelaciones antes de extraer las consecuencias propias de la condena. Así podrá Lula presentar su apelación en libertad”.

Sin embargo, el juez explicó que esto no significa algo que configure una “satisfacción personal” para el líder petista. “Por el contrario. Es lamentable que un ex presidente de la República sea condenado criminalmente”. Finalmente, Moro realizó una cita para concluir sus argumentos: “No importa cuán alto esté usted, la ley siempre está por encima de usted”. Como dice en su texto, la frase responde a una versión libre de “be you never so high the law is above you”, de Thomas Fuller, historiador inglés.

POR AHORA,LIBRE

Tras la condena conocida este martes contra el ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva por corrupción y lavado de dinero, el interrogante que surgió en Brasil y el mundo es si el líder del PT irá preso o podrá presentarse a las próximas elecciones presidenciales de 2018.

Sergio Moro condenó a Lula a nueve años y medio de prisión y una prohibición para ejercer cargos públicos por 19 años. Pero nada de esto se ejecutará hasta que la sentencia sea ratificada por un tribunal de segunda instancia.

En su fallo, el juez Sergio Moro afirma que podría “decretar la prisión preventiva” para prevenir la “destrucción de pruebas”, pero luego sostiene que como “la prisión cautelar de un ex presidente de la República no deja de implicar ciertos traumas, la prudencia recomienda que se aguarde el juzgmiento de la Corte de Apelación antes de que se produzcan las consecuencias propias de la condena. Así, el ex Presidente podrá presentar su apelación en libertad”.

Por ahora, entonces, Lula permanecerá en libertad y nada le impide ser candidato presidencial, comicios para los que figura primero en las encuestas, aunque simultáneamente, con un alto nivel de impopularidad que le dificultaría el triunfo en una segunda vuelta.

La condena de Sergio Moro será apelada por el ex presidente y recién quedará firme si la ratifica en segunda instancia el Tribunal Regional Federal (TRF) de Porto Alegre. En promedio, ese tribunal viene tomándose un plazo de un año y medio para revisar las sentencias de Moro.

Recién después de que el fallo sea ratificado, Lula debería ir preso, como ocurrió con otros políticos y empresarios investigados en el Lava Jato. En ese momento, quedaría inhabilitado para presentarse como candidato a un cargo electivo.

En ese mometno, Lula podría pedir una decisión cautelar que lo habilite a ser candidato hasta que su caso sea revisado por el Superior Tribunal de Justicia (STJ) o el Supremo Tribunal Federal (STF), pero no sería sencillo de conseguir. (Fuente Infobae)

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.