lunes 20 de noviembre, 2017

En el Pro le apuntan a un juez y piden removerlo.

Comentarios desactivados en En el Pro le apuntan a un juez y piden removerlo.

Se trata de Juan María Ramos Padilla, un magistrado "tutero".

En el Pro le apuntan a un juez y piden removerlo.

El primer mensaje de apenas 133 caracteres es lapidario. “A mis colegas jueces. Por favor no permitan q este esperpento y ocupa del C. Magistratura los maltrate. Es necesario que nos respeten”.

El segundo suma nombre y apellido. “Cuando digo ocupa y esperpento q maltrata jueces en el Consejo Magistratura me refiero a Pablo Tonelli. Q se cree que es el juez de jueces”, lanza en 138 caracteres demoledores.

Ambos fueron publicados en Twitter por el juez de Cámara Juan María Ramos Padilla, quien el miércoles fue denunciado por los diputados del PRO Waldo Wolff y Lucas Incicco, que reclamaron separarlo de su cargo por mal desempeño.

¿La razón? Sus mensajes en Twitter.

A través de una presentación ante la Comisión de Disciplina del Consejo de la Magistratura, los diputados solicitaron el miércoles que se remueva a Ramos Padilla por ofender y agraviar a diferentes personalidades del mundo político y judicial en redes sociales.

La denuncia –a la que tuvo acceso Clarín– consta de un anexo documental con 34 páginas repletas de tuits del magistrado en los que critica sin filtro no solo al presidente de la Nación, Mauricio Macri, sino también al titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti; a dirigentes del PJ como Randazzo, Pichetto y Julián Domínguez; y hasta a otros miembros del poder judicial como el juez Claudio Bonadio, el fiscal Marijuan o al fallecido titular de la UFI AMIA, Alberto Nisman.

“¿Qué pasará cuando el pueblo se entere quien era Nisman? Morir no te hace mejor persona y encima lo homenajean los peores fiscales”, escribió el 24 de febrero de 2015, a un mes de la muerte del fiscal. Ese mensaje fue adjuntado como una de las pruebas para echarlo.

Los diputados del PRO le cuestionan al juez su abierta militancia kirchnerista en las redes. Afirman que, como magistrado, debería mostrarse imparcial; no como un tuitero K.

Lo dicen por mensajes como el siguiente, también en el anexo de pruebas: “Si tocan a Cristina el pueblo que está agradecido reaccionará. Ya hubo un 17 de octubre. Sin fueros Presidenta Coraje”. La arenga del juez es del 26 de febrero de 2016, día en el que Bonadio citó por primera vez a la expresidenta en una causa por presuntos hechos de corrupción.

Diputados del PRO piden destituir a un juez por sus tuits contra el Gobierno y la Justicia

Diputados del PRO piden destituir a un juez por sus tuits contra el Gobierno y la Justicia
El día que Ramos Padilla juró como Juez de Cámara del Tribunal Oral Nº 29 de la Capital Federal en agosto de 2015.

Lucas Incicco, diputado por Santa Fe, es uno de los firmantes de la denuncia para sacar a Ramos Padilla de su cargo. “Son barbaridades lo que dice”, afirma a Clarín. “Pero son declaraciones públicas en boca de un juez de la Nación, es decir: son groserías impropias del cargo que ocupa”, sigue.

“Es una cuenta que reconoció que es de él –explica el diputado–, en la que se manifiesta con toda la libertad del mundo, pero infringiendo normas legales y éticas. Consideramos que es una causal seria y grave de mal desempeño de sus funciones”.

“Depuración” judicial
El Gobierno parece haber retomado impulso en su plan por sacar de la Justicia a magistrados cuestionados.

Dicho objetivo puede resumirse en una frase que pronunció el presidente Macri a principio de junio. “Los jueces tienen que saber que buscamos la verdad o buscaremos otros jueces que nos representen”, advirtió.

 

Sin embargo, recién ahora, tras la suspensión de Eduardo Freiler, ese deseo parece encausarse. Hay algunos jueces que hoy no serían tan intocables.

Así lo afirma la denuncia: “El Dr. Juan María Ramos Padilla ha incurrido en violaciones reiteradas a las reglas que fijan los deberes inherentes a su cargo, es decir, se ha desempeñado en su función con grave negligencia y ha exhibido un grave desorden de conducta personal al formular reiteradas manifestaciones en medios de comunicación digital de índole agraviante, indecorosa, de manifiesto contenido político partidario y hasta promoviendo la violencia política y el odio racial”.

“Asimismo, tanto en sus mensajes personales como en sus miles de ‘retweets’, el magistrado ha exhibido su militancia político-partidaria, difundiendo y defendiendo públicamente las posiciones adoptadas por ciertos dirigentes”, manifiestan los diputados del PRO.

En ese sentido, Incicco analiza la denuncia como algo necesario para mejorar la Justicia. “Hay que hacer un trabajo de depuración del sistema y el poder judicial, no puede estar en manos de un juez así”, sostiene.

–¿No creen que esto puede sentar un precedente en torno a fiscales, que muchos tuitean bastante?

–Lo de los fiscales será una cuestión del Ministerio Público Fiscal. Nosotros creemos que las redes son canales de manifestaciones públicos y quien escribe ahí, siendo un juez de la Nación, tiene que tener algún tipo de reparo.

¿Quién es Ramos Padilla?
Ramos Padilla no es un juez desconocido. Su trayectoria es amplia. Fue el primero, en 1987 cuando estaba como magistrado en Morón, en declarar la inconstitucionalidad de la Ley de Obediencia Debida del gobierno de Raúl Alfonsín.

También formó parte del equipo de antropología forense, fue abogado de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), y restituyó hijos de desaparecidos. Hoy, es juez de Cámara del Tribunal Oral Nº29 de la Capital Federal.

Además, es padre de Alejo Ramos Padilla, juez de Dolores que falló contra la designación por decreto de los dos miembros de la Corte Suprema propuestos por Mauricio Macri, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.

“Orgullo de padre. Les cuento que el juez Alejo Ramos Padilla le ordenó a la CSJN se abstenga de recibir juramento a los jueces del decreto de Macri”, tuiteó el magistrado ahora cuestionado por su hiperactividad en las redes sociales.

Además de eso, Ramos Padilla es un hiperactivo tuitero. “140 caracteres no me son suficientes para contar las porquerías de un sector del Poder Judicial. Seguiré en este lugar”, dijo en 2011, cuando daba sus primeros pasos en la red social.

¿Es realmente su cuenta? Sí, lo es. Él mismo lo confirmó al periodista Hernán Cappielo del diario La Nación. “Trato de que la gente sepa de la hipocresía del Poder Judicial, donde nada cambió con la democracia y hago mi aporte a través de este medio”, explicó entonces, en 2011.

Clarín intentó comunicarse con Ramos Padilla para tener su opinión sobre la denuncia. No hubo respuestas.

Era el momento de mayor poder del kirchnerismo. Sus mensajes en Twitter eran celebrados por la Casa Rosada. Ahora, seis años después, con Cambiemos en el poder y Macri en el sillón de Rivadavia, ese archivo de tuits puede terminar con su destitución. (Fuente Clarín)

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.