lunes 22 de enero, 2018

Del Potro ganó un partidazo y ya está en cuartos del US Open.

Comentarios desactivados en Del Potro ganó un partidazo y ya está en cuartos del US Open.
Del Potro ganó un partidazo y ya está en cuartos del US Open.

Juan Martín Del Potro (28° del ranking de la ATP) logró un triunfo heroico. Por los octavos de final del Abierto de los Estados Unidos, el tandilense se impuso en un duelo dramático al austríaco Dominic Thiem (8°). Fue 1-6, 2-6, 6-1 y 7-6 (7-1) y 6-4 en tres horas y 34 minutos para el argentino, quien se sobrepuso a un estado gripal y que terminó con el estadio Grandstand rendido a sus pies.

No le faltó nada a la remontada de Del Potro, que parecía se iría rápidamente después de dos sets en los que estuvo errático y con escasa movilidad, y que levantó dos match points en el cuarto set.

El tandilense amaneció con malestar y fiebre. Y durante el primer set, que se le fue en apenas 36 minutos, pidió dos veces la atención del trainer.

Las cosas no cambiaron en el segundo set. Delpo estaba lento y errático y Thiem le quebró dos veces consecutivas para ponerse 4-0. El argentino esbozó una reacción: ganó su saque y dispuso de triple break point en el game siguiente, un juego de altísima intensidad que finalmente se llevó el austríaco, que luego se llevó el parcial por 6-2.

Sin embargo, las buenas señales que Delpo dio en el segundo set eran un indicio de lo que venía. El tercer parcial lo mostró en su mejor versión: el saque comenzó a responderle y volvió a intimidar con el drive, además de ganar en movilidad. Así, con dos quiebres sobre un saque de Thiem -quien bajó su nivel- ganó el set.

Del Potro se metió en cuartos con una remontada heroica

Del Potro quebró en el game inicial del cuarto set, pero no pudo sostener su nivel y Thiem ganó cinco juegos consecutivos. Parecía que se quedaba con el partido: sacó 5-3 y 3-0. Pero Delpo lo remontó: quebró y ganó su game en 0-0 para hacer explotar el estadio.

En el 5-6, Del Potro salvó dos match points con sendos aces y forzó el tie break, en el cual se llevaría el set. Otra vez, la Grandstand enloqueció.

En el set decisivo, Del Potro perdió tres break points en el sexto, pero no dejó que eso lo sacara del partido. Su derecha se volvió cada vez más letal ante un Thiem que proponía largos intercambios de gran intensidad. En el undécimo dispuso de un match point que no pudo cerrar, pero en el segundo, una doble falta de Thiem (luego de que Delpo pidiera el Ojo de halcón) desató su felicidad y la de un estadio que no paraba de aclamarlo.

Del Potro igualó así su actuación de doce meses atrás, cuando cayó con el suizo Stanislas Wawrinka. Ahora, en cuartos, podría esperarlo otro suizo: Roger Federer (3°) está 6-4 y 6-2 ante el alemán Philipp Kohlschreiber y si gana se cruzará en el camino del tandilense. (Fuente Clarín)

EL DRIVE DE DELPO

El drive de Juan Martín del Potro volvió a estar en el centro de la escena, y su épico triunfo ante Dominic Thiem potenció su golpe en las redes sociales. De eso se hizo eco la cuenta oficial de Twitter del US Open, pero también Roger Federer, el rival del tandilense en cuartos de final. “Juan Martin del THORtro”, escribió el suizo, con un video donde la mano derecha de Del Potro se convierte en un martillo. Un mensaje con un juego de palabras con Thor, el dios del trueno de la mitología nórdica y germánica.

El golpe que caracterizó al tandilense en sus mejores épocas del circuito volvió a brillar. Su drive no fue siempre fulminante. Debió perfeccionarlo y el entrenador Franco Davín, que comenzó a trabajar con el tenis a sus 18 años, fue clave para logarlo. No es la única herramienta que Del Potro está exhibiendo en el certamen, aunque sí es la que más hiere, y la que el público más disfruta.

Del Potro dispara el derechazo y las tribunas del US Open no pueden creer lo que están viendo. El demoledor drive plano del tandilense desespera a los rivales. Cada vez que el campeón del US Open 2009 prepara el golpe, el público se acomoda expectante en sus asientos porque sabe que es el preludio de un espectáculo que quedará grabado en su retina para siempre. “Cuando usted ha visto un golpe de derecha de Del Potro en su pantalla, o mejor aún en persona, no lo olvida”, dice Christopher Clarey, periodista del New York Times.

Pero no siempre fue su mejor golpe. Franco Davin, coach con el que ganó 18 de sus 19 títulos, es contundente: “La derecha de Juan era mala”. El entrenador lo cuenta en el libro “El Milagro Del Potro”, del periodista de LA NACION Sebastián Torok. “Un tipo de esa contextura física y yéndose para atrás no podía jugar. Cuando hacía eso, abría la empuñadura y lo pagaba caro”, describe Davin. El coach explica que no fueron buenos los primeros torneos en los que Del Potro cambió la técnica hasta lograr pegarle con su drive actual. “Antes, cuando a Juan le sacaban a la derecha, se tenía que ir para atrás para devolver y empezaba el punto en desventaja, devolvía con top y si lo agarraba un rival con buen revés, se la cruzaban y así le costaba quebrar. En cambio, empezó a meterse un poco más en la cancha. Juan le puso muchas ganas al cambio y logró tener el mejor drive del circuito”.

Marcelo Albamonte, entrenador internacional y especialista en matemática deportiva aplicada al tenis, analizó el drive del tandilense. Según su estudio, en el que aplicó el teorema de Pitágoras, su derecha era la más veloz del circuito: 177,5 km por hora. En el libro ya citado Albamonte explica por qué su drive es tan explosivo: “La derecha de Del Potro va casi plana, hace muy poca parábola. Esto lo logra porque tiene un timing único. Otros jugadores pueden pegarle plano pero solo de arriba hacia abajo y lo hacen en contadas ocasiones; Juan lo puede hacer casi siempre y con efectividad”.

Existen otros argumentos que pueden despertar el fuego del tandilense. El US Open es su torneo favorito. Es mimado por el público. Si entre los elementos para soñar con la mejor versión de Del Potro se suman su inteligencia y experiencia, la ilusión crece. (Fuente La Nación)

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.