jueves 21 de septiembre, 2017

El juez ordenó nuevos rastrillajes en busca de Santiago Maldonado.

0 comentarios

Más testigos.

El juez ordenó nuevos rastrillajes en busca de Santiago Maldonado.

El juez federal de Esquel Guido Otranto ordenó una serie de rastrillajes a lo largo del río Chubut con el objetivo de determinar si Santiago Maldonado, que se encuentra desaparecido desde comienzos de agosto, estuvo en esa zona.

Los operativos, que empezarán mañana y no tienen fecha de finalización, serán liderados por Prefectura Naval, y contarán con cerca de un centenar de efectivos, que además tendrán colaboración de buzos tácticos y de un helicóptero que pertenece a la Policía Federal.

La orden del juez Otranto es que durante los rastrillajes se analicen ambas márgenes del río Chubut a lo largo de unos 800 kilómetros, pero los agentes que participen no podrán ingresar al Pu Lof, el predio ocupado por la comunidad mapuche que protestaba en la ruta 40 ese 1° de agosto.

De esta forma, el magistrado aceptó, por un lado, que Maldonado participó del corte de ruta que fue desalojado por la Gendarmería; y por otro, validó lo declarado por varios testigos que estuvieron presentes durante el operativo del pasado 1° de agosto, cuando antes de ser visto por última vez, el joven escapó hasta el borde del río, pero no se animó a cruzarlo.

Por otro lado, en una conferencia de prensa, la abogada que representa a la familia del joven desaparecido, Verónica Heredia, criticó al juez y a la fiscal porque “a pesar de haber estado investigando una desaparición forzada no se hayan tomado las medidas correspondientes con la urgencia que correspondía”.

Heredia, quien desde ayer tiene acceso a la causa porque el juez no renovó el secreto de sumario, acusó a la Gendarmería, y destacó que por orden de la fiscal, se “secuestraron todos los libros de los escuadrones 35, 36 y 37, y están todos adulterados. Hay hojas de más, están pegada con cinta scotch; con blanco están cambiados los nombres, las fechas, los móviles, las armas”.

En ese sentido, la abogada ratificó las críticas a la forma en la que el juez y la fiscal llevan adelante la causa, y dijo que “desde el 17 de agosto (los libros de la Gendarmería) estaban en poder del Ministerio Público Fiscal y no se había hecho nada. Sin fiscales que investiguen no se puede avanzar en la investigación”.

En la misma línea habló Andrea, cuñada de Santiago Maldonado, quien aseguró que “queremos que sea una investigación seria e imparcial. El tema de los libros es solo una parte que se pudo ver, y están adulterados. Estamos esperando que en algún momento esta investigación se haga seriamente”.

Por último, Heredia desestimó los rumores que circularon en las últimas horas, sobre todo el de una pareja que dijo haber llevado en un auto a Maldonado el 31 de julio desde Esquel hacia el sur; y la abogada también adelantó que junto a la familia “estamos evaluando y analizando los pasos a seguir”.

MAS TESTIGOS

Un matrimonio de Tierra del Fuego se presentó en las últimas horas en la comisaría tercera de la ciudad de Río Grande para informar que había trasladado a Santiago Maldonado.

Graciela González y Eduardo Muñoz contaron su versión en el Canal 13 fueguino, donde contaron que el 22 de agosto levantaron al joven artesano en el tramo de la ruta 40 que va a Esquel a Tecka. Luego, dieron más precisiones en diálogo con Eduardo Feinmann, en A24.

“Estaba parado en el medio de la banquina, haciendo señas. Nos preguntó si lo podíamos llevar. Lo vimos tan indefenso, con ropa muy liviana, sin campera, zapatillas rotas, sus guantes eran medias, con una marca en la frente”, relataron.

“Estaba muy triste, muy ido, muy frío, y eso hay que recalcarlo, estaba como shockeado”, contaron. Viajaba, al parecer, hacia Comodoro Rivadavia y, luego, a Puerto Madryn, para trabajar. Y relató que tenía 28 años recién cumplidos y que su cuñada la había llamado para saludarlo.

“Tenía un tamboril, que decía que no lo sabía tocar, pero lo fabricaba”, repasaron.

Recordaron, además, que estaba “demacrado” y que tenía unas lesiones, que -dijo- le habían hecho “hombres malos”, que había tenido una pelea y que le robaron su teléfono, su mochila y su campera.

“Es imposible encontrar a una persona tan parecida en el medio de la nada”, concluyeron. Lo dejaron, de acuerdo a la denuncia, en la calle que va hacia el centro de Tecka.

Fuentes oficiales indicaron que están investigando esta denuncia, tal como vienen haciendo con las anteriores.

(Fuente Infobae//Foto principal juez Otranto)

ADNbaires/

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *