miércoles 20 de septiembre, 2017

Caso Maldonado II: Hay documentos que involucran al RAM.

0 comentarios

ADN negativo // Celular activado.

Caso Maldonado II: Hay documentos que involucran al RAM.

Por primera vez un funcionario del ministerio de Seguridad de La Nación se hizo presente en Esquel para entregar a la Justicia Federal un informe que refuerza la teoría de que detrás de la desaparición de Santiago Maldonado podría haber un elaborado plan que involucra al grupo extremista Resistencia Ancestral Mapuche (RAM).

El secretario de Seguridad Interior de la Nación, Gerardo Milman, le ofreció “información relevante” al juez federal Guido Otranto, que incluye datos precisos sobre personas que se encontraban junto al camión Eurocargo denunciado por uno de los mapuches como el vehículo al cual subieron a Maldonado. Este detalle se sumó a una serie de copias de papeles –que ya habían sido incorporadas a la causa pero que recién ahora salieron a la luz– confiscados a tres de los líderes de Resistencia Cushamen y sospechados integrar la RAM, el 1 de agosto, en los cuales se delimita una suerte plan maestro destinado a mejorar la posición del lonko Facundo Jones Huala de cara a su nuevo juicio durante el cual se decidirá si es extraditado a Chile por el juez federal Gustavo Villanueva.

“Nos parecían (pistas) relevantes para la causa y que el doctor tenía que estar informado sin ninguna espera, y nos parecía que son conducentes para que el juzgado pueda tomar las medidas necesarias para avanzar en el esclarecimiento de este hecho. Que las meritue el juzgado son muy importantes desde nuestra mirada. Hacen que el juez pueda tener una claridad respecto de lo que ocurrió y en función de eso pueda pensar que medidas tomar”, dijo Milman a su salida del juzgado.

Milman ofreció el acta del operativo elaborado por Gendarmería Nacional con las posiciones de distintos testigos que se encontraban junto a un camión al que, según Matías Santana subieron por la fuerza al tatuador entre tres agentes.

Por otro lado, Clarín tuvo acceso exclusivo a los documentos en los que aparece la elaboración de algo que puede entenderse como un plan para enrededar la escena mediática y política y favorecer a la figura del lonko.

Las hojas fueron confiscadas el 1 de agosto a las 10 de la mañana a tres personas que salían en un vehículo particular del territorio tomado en Cushamen. Se trataba de Fernando Jones Huala (hermano del lonko Facundo quien está detenido en la Unidad 14 de esta localidad), Andrea Millñaco y Soraya Maicoño. El trío está altamente sospechado de integrar el grupo radicalizado RAM y de “administrar” el funcionamiento interno del llamado Pu Lof.

Ese día, segundos antes de detenerse en el punto en el que estaba apostados los agentes de Gendarmería Nacional, estos pudieron observar cómo los pasajeros destruían desesperadamente un conjunto de papeles y los lanzaban al aire. Los gendarmes les requisaron durante algunas horas sus documentos y sus celulares. Al mismo tiempo, algunos de ellos se dedicaron a encontrar los fragmentos que se esparcieron a lo largo del campo con la ayuda del viento.

La reconstrucción permitió el análisis posterior y minucioso de los documentos. En uno de ellos, un mensaje listo para ser distribuido, pueden leerse instrucciones en tono imperativo, exiguas y firmes, a distintos grupos o unidades. Tomando en cuenta la premura con que destruyeron el material, los investigadores concluyeron que se trataba de algo urgente y comprometedor para el grupo mapuche. “No llamen a menos que estén reprimiendo de verdad no alertar a la gente al pedo”, puede leerse en la primera línea. “Esquel se encarga del campo, Bariloche de los detenidos, la ropa /6 q´este lejos, que se queden tranquilos un rato /gan (no se entiende)”.

En los otros dos papeles hay consideraciones generales y sesudas acerca de la situación del lonko Jones Huala y del escenario político que podría llevarlo de vuelta a Chile si se determina su extradicción. “Porque claramente se puede ver q´esto está vinculado con persecusión política”, anota alguien en la página. “Villanueva siempre tuvo conocimiento q´hay otro proceso de extradición idéntico”, subraya el autor del análisis mapuche.

Fuentes de la investigación indicaron a este diario, que la suma de los documentos representan una pista firme que apunta a un plan para desacreditar a Gendarmería Nacional, al gobierno de Mauricio Macri y ubicar la figura del lonko en un espacio de difusión excepcional que haría más compleja su salida del país. (Fuente Clarín//Foto Gerardo Milman entrando a la oficina del juez Otranto)

BULLRICH LO CONFIRMÓ

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, confirmó que el Gobierno nacional aportó datos al juez federal de Esquel, Guido Otranto, sobre el accionar de siete gendarmes que formaron parte del operativo de desalojo que se produjo el 1º de agosto, día en que desapareció Santiago Maldonado.

“Comenzamos nuestra investigación primero analizando el accionar de todos los gendarmes que estuvieron, pero muchos estuvieron lejos del predio del RAM. Y hubo 31 que entraron. Y estos siete son el foco de los que estuvieron más cerca del río, que son los que vieron. Esas declaraciones nos parece que son las más importantes y son una parte de las que le llevamos al juez Otranto”, señaló anoche la funcionaria en declaraciones a la prensa.

Según la ministra, “el trabajo es sobre aquel que estuvo más cerca, que puede dar una información más certera”, aunque aclaró que “se está haciendo un seguimiento sobre todos y cada uno de los gendarmes”.

Bullrich detalló que desde que ocurrieron los hechos, “se los interrogó tres veces a todos los que estuvieron, y después, a los que estuvieron más cerca del río se hizo un trabajo especial, profundo y duro”.

Según la funcionaria, el trabajo fue “tan duro que nos criticó la propia Procuración”, pero resaltó que “es importante y necesario que salga la verdad”.

Consultada sobre por qué el Gobierno decidió hacer una investigación interna antes de dar lugar a la Justicia, Bullrich dijo que existe “una Dirección de Violencia Institucional” y que “la Gendarmería tiene un procedimiento administrativo que tiene que hacer”.

“Nosotros tomamos una decisión que fue la más difícil y la más criticada por los que fácilmente critican, que es no separar a los gendarmes porque pensamos que, primero, tenemos que cuidar a los que nos cuidan. No separarlos implicaba trabajar muy profundamente sobre qué hizo cada uno, llegar hasta su declaración más simple”, resaltó. Por último, reveló que “los teléfonos de todos los gendarmes están secuestrados desde el principio”.

ADN NEGATIVO

El Juzgado Federal de Esquel informó hoy que las muestras obtenidas en los vehículos de Gendarmería no son compatibles con las entregadas por la familia de Santiago Maldonado, según un comunicado de prensa difundido hoy tras las pericias realizadas por el servicio de Huellas Digitales Genéticas de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires.

Asimismo, tres gendarmes que participaron del operativo en la comunidad Pu Lof del 1º de agosto ingresaron esta mañana al juzgado federal de Esquel, a cargo de Guido Otranto, para prestar declaración en el marco de la causa que investiga la desaparición del joven artesano

CELULAR ACTIVADO

Ariel Garbarz, director del laboratorio de Seguridad de la Comunicaciones de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), denunció que el juez federal Guido Otranto y la fiscal Silvina Ávila no aceptaron recibirlo este lunes en Esquel para entregar los resultados de un “primer trabajo de geolocalización” del celular de Santiago Maldonado que aportaba “datos de antena y zona” donde fue activado el 2 de agosto pasado, es decir un día después de su desaparición.

El ingeniero electrónico y en comunicaciones, quien ayer viajó a Esquel para, en calidad de perito de las querellas representadas por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) encabezada por el premio nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), se quejó además, a través de su cuenta en la red social Twitter, que, incluso “tampoco” se lo dejó “aceptar el cargo de perito de parte”.

Para Garbarz, en función de los resultados obtenidos se puede probar que “el celular se encendió el 2 de agosto” durante “22 segundos”, al responder una llamada que realizó un amigo del joven, desde El Bolsón. Según explicó, le permitieron establecer “cuál es la antena que atendió ese llamado y hacia dónde prestaba servicio”, por lo que para obtener una geolocalización muy precisa, con la tecnología del laboratorio de la UTN, sólo falta agregar información de Movistar, la prestadora de esa línea.

Además, en la entrevista con radio El Mundo, Garbarz indicó que “lo único seguro es que había un celular que Santiago Maldonado tenía encima en el momento que lo detienen” -una hipótesis que es investigada en la causa pero sobre la que aún no hay certeza- y sostuvo que “los otros dos celulares que se conocen en el expediente pueden ser celulares viejos, dado que no hay ninguna constancia de que hayan estado encendidos”.

En este sentido, el especialista indicó que aspiraba a entregar ante la Justicia la precisión de “cuál es la antena que atendió ese llamado y hacia dónde prestaba servicio”, lo cual -consideró- constituye “un paso muy importante para determinar dónde podría estar él y, lo más importante si es que él no fue el que encendió el celular, qué otros celulares estaban encendidos alrededor de ese punto geográfico”.

“Para poder terminar ese trabajo y tener una localización precisa, utilizando la tecnología que tenemos en la UTN de geolocalización o triangulación fina, con errores de metros y no de kilómetros, estaría faltando información de Movistar, imprescindible para terminar el trabajo”, sostuvo Garbarz en la entrevista.

En ese punto, buscó poner la atención en el hecho de que, “cuando se investiga cualquier delito, sobre todo en la vía pública y se tienen que saber los posibles sospechosos o testigos, una de las primeras medidas que se hace es solicitar la triangulación y geolocalización” de los teléfonos celulares, algo que no ocurrió en este expediente, según dijo.

No obstante, cuando explicó que el juez Guido Otranto rechazó días pasado su incorporación en el expediente como perito de oficio, Garbarz contó que fue el propio magistrado quien le sugirió presentarse como perito de parte, algo que finalmente hizo en nombre de la Comisión Provincial por la Memoria y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), querellantes en la causa.

CELULAR Y BUZO

Una llamada al teléfono celular de Santiago Maldonado el 2 de agosto y un buzo negro que alguien usó casi dos semanas después que tenía ADN del artesano desaparecido son dos elementos que refuerzan entre los investigadores la idea de que Gendarmería no se llevó al manifestante, de quien nada se sabe desde el 1º de agosto.

En la causa una de las líneas de investigación es la que trata de establecer todo lo relacionado en torno a una llamada de 23 segundos que se hizo desde Argentina a un teléfono celular que Maldonado tenía en Chile.

En este sentido, dos compañías telefónicas argentinas aportaron información requerida por la Justicia, mientras se aguarda que una empresa chilena haga lo mismo.

Asimismo, una prenda que habría sido utilizada por Maldonado dos semanas después de su desaparición también es otro elemento que se enfrenta con la postura esgrimida por los mapuches, el kirchnerismo y entidades vinculadas a la ex presidenta Cristina Kirchner.

Sucede que los perros que participaron de la búsqueda de Maldonado encontraron un `rastro vivo´, lo que significa que quien lo utilizó estaba vivo cuando lo usó y fue incautado por la Justicia, el 15 de agosto. (Fuente El Día)

ADNbaires/

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *