lunes 20 de noviembre, 2017

Caso Maldonado I: Declararon otros cuatro gendarmes.

Comentarios desactivados en Caso Maldonado I: Declararon otros cuatro gendarmes.
Caso Maldonado I: Declararon otros cuatro gendarmes.

Hoy declararon como testigos cuatro uniformados que ingresaron en la comunidad Pu Lof en Resistencia, en el predio ocupado de la estancia Leleque, durante el operativo del 1 de agosto pasado.

Sin manifestantes en la puerta del juzgado federal de Esquel, y con un clima de mayor tranquilidad, hoy declararon como testigos otros cuatro gendarmes que ingresaron en la comunidad Pu Lof en Resistencia, en el predio ocupado de la estancia Leleque, el 1 de agosto pasado, día de la desaparición de Santiago Maldonado .

Se trata de los gendarmes Hugo Díaz, Daniel Gómez, Orlando Yucra y Juan Prieto . Además de dar detalles del procedimiento, relataron que llegaron al río y vieron que los “encapuchados” lo cruzaron, pero no vieron a ningún compañero tirar una piedra contra un manifestante, como declaró el uniformado Neri Robledo en el sumario interno.

“Lo sustancial de hoy es que los testigos sostuvieron que vieron cómo los encapuchados cruzaron el río, pero no vieron ni escucharon la situación que dice haber vivido Robledo”, afirmó a LA NACION una fuente con acceso al expediente.

El que llegó más cerca del río fue el gendarme Gómez, que explicó lo del cruce del río de los encapuchados. Prieto fue el acompañante del conductor de una camioneta Eurocargo de la Gendarmería Nacional que ingresó en el predio.

Prieto recordó que en el puesto de vigilancia de la comunidad Pu Lof en Resistencia a la ruta 40 había dos mujeres con niños y que él y su compañero dieron una vuelta por el predio.

Los gendarmes declararon ante el juez federal de Esquel, Guido Otranto, que tiene a su cargo la causa del habeas corpus por la desaparición de Maldonado. (Fuente La Nación)

SIETE GENDARMES EN LA MIRA

¿Y si las cosas fueron así? ¿Si un gendarme le disparó desde cerca o le pegó a Santiago Maldonado un golpe mortal, dio media vuelta, subió la barranca y lo dejó en el río como si no hubiera pasado nada? El Gobierno revisa por estas horas su postura inicial de defensa cerrada de los gendarmes que el 1º de agosto se enfrentaron con mapuches por un corte en la ruta 40 y estudia una hendija en el procedimiento que se fue abriendo con el correr de los días y las presiones.

Esa grieta dice ahora que la actuación de los gendarmes no fue la de un ejército monolítico avanzando sobre una superficie plana, donde todos ven qué hacen todos. Hubo una persecución de los mapuches que huían hacia el río, un desbande y un límite natural: una barranca de pendiente muy pronunciada que baja hacia la orilla. Esa pendiente, tapizada por arbustos de distinto tamaño, ramas y algunos sauces tupidos, no la bajaron los 40 gendarmes que participaban del procedimiento, ni 20 ni 10. Ahora se sabe que fueron siete. Aunque no hay imputación ni pruebas concretas sobre ninguno, en ellos está puesta la atención del caso en estas horas. “Sólo es una hipótesis más, pero está”, confirmó ayer a Clarín una fuente del Gobierno nacional.

El Gobierno analiza los movimientos de 7 gendarmes por la desaparición de Santiago Maldonado
Este análisis es la médula del informe que el Gobierno le entregó ayer al juez federal de Esquel, Guido Otranto. Ese “grupo de los siete” está integrado por un oficial subalférez y seis suboficiales -tres sargentos, dos cabos primero y un cabo-, en este orden: Emmanuel Echazú, Orlando Yucra, Julio Segovia, Juan Carlos Pelozo, Jorge Fortunato, Ramón Vera y Darío Zoilán.

El Gobierno analiza los movimientos de 7 gendarmes por la desaparición de Santiago Maldonado
Echazú es uno de los gendarmes que fue herido y que el Gobierno analiza su actuación en el operativo. (foto La Cornisa, América)

La hipótesis no se contrapone a lo que viene haciendo el juez, que todavía no llamó como imputado a ningún miembro de la Gendarmería ni a nadie, pero que ordenó rastrillar el Río Chubut en toda su extensión.

El Gobierno analiza los movimientos de 7 gendarmes por la desaparición de Santiago Maldonado

El Gobierno analiza los movimientos de 7 gendarmes por la desaparición de Santiago Maldonado
Echazú es uno de los gendarmes que fue herido y que el Gobierno analiza su actuación en el operativo. Acá, cuando sube desde la orilla del río Chubut. (foto La Cornisa, América)

La lectura parece sencilla: el juez no le cree a Santana, el mapuche que dijo haber visto “con binoculares” cómo tres gendarmes cargaban y se llevaban a Maldonado en un vehículo; pero sí cree que el joven artesano pudo quedar en el río. O se ahogó por accidente o fue golpeado por alguno de los primeros gendarmes que llegaron a la orilla y lo dejó allí, quizá desmayado, quizá muerto. Esto pudo haber ocurrido sin que ningún gendarme tratara luego de llevarse el cuerpo en ningún vehículo y sin que nadie lo viera, quizá semi sumergido junto a la orilla y tapado por las ramas que avanzan sobre el cauce a baja altura.

El Gobierno profundizó esa línea con un sumario administrativo interno que hizo la propia Gendarmería al principio y el Ministerio de Seguridad después. Allí se tomó testimonio a 120 gendarmes y luego se hizo hincapié en los 40 que participaron del operativo del 1º de agosto. Finalmente, la mira más fina quedó puesta sobre el grupo de los siete.

El Gobierno analiza los movimientos de 7 gendarmes por la desaparición de Santiago Maldonado
Otro de los uniformados que resultaron heridos en el operativo de Gendarmería que desalojó el piquete de la ruta 40. (foto La Cornisa, América)

El Gobierno analiza los movimientos de 7 gendarmes por la desaparición de Santiago Maldonado

Este grupo tampoco avanzó unido, sino que estaba subdividido en tres. La hipótesis que el Gobierno le llevó al juez no descarta que si uno de estos subgrupos le pegó a Maldonado los otros no lo hubieran visto. Así, la responsabilidad por el caso quedaría reducida a una, dos o a lo sumo tres personas, pero ya no sería una desaparición forzada: no hay una fuerza del Estado operando para llevarse a un civil del lugar sino uno o dos gendarmes ocultando su delito a sus compañeros y superiores.

Así quedó cerrado en su momento el crimen del soldado Omar Carrasco: un joven subteniente y dos soldados condenados por el asesinato de un conscripto del que sus superiores jerárquicos del cuartel no se enteraron. Aunque hubo diez militares procesados por encubrimiento, finalmente ninguno terminó condenado.

El Gobierno analiza los movimientos de 7 gendarmes por la desaparición de Santiago Maldonado

Uno de quienes más se acercaron a la orilla del Río Chubut, según los testimonios, fue el subalférez Echazú. Él avanzaba lastimado en la cabeza por una pedrada que le habían arrojado quienes huían. Uno de los cortes en su rostro, ¿pudo ser un rasguño defensivo de Maldonado? Los sumariantes del Gobierno lo descartan: hay más de diez testimonios que dicen que a Echazú lo hirieron sobre la ruta, bastante antes de bajar hacia el río, y que los cortes son por aquellas pedradas. De todos modos, el informe al juez dice que él llevaba una escopeta antimotines y que pudo haber llegado “hasta a 7 metros” de la orilla. Es mucho más cerca de lo que admitió su superior Juan Escola, que dijo que nunca estuvieron a menos de 30 metros de los mapuches que huían.

En el informe consta también que el cabo 1º Vera llegó hasta el agua y le gritó a un superior: “Me saco la ropa y los sigo”, señalando hacia los mapuches que cruzaban el río para escapar. Le gritaron “negativo” y Vera se quedó en su lugar. Pocos minutos después, el subjefe del regimiento Esquel, Escola, les ordenó replegarse hasta la entrada del predio y los siete volvieron a remontar la barranca para encontrarse arriba. Si alguno se demoró unos segundos más fuera de la vista de los otros es algo que debería determinar el juez, en caso de que le dé crédito a esta hipótesis.

También está en la mira interna de la Gendarmería el jefe del escuadrón El Bolsón y superior de todos los que estaban allí. A las 10 de la mañana, cuando la cosa se ponía fea, el comandante Fabián Méndez se fue “a un baño”, presuntamente a un parador de la ruta, y volvió dos horas y media después, acompañado de una gendarme, cuando todo había pasado. Las horas siguientes con sus subordinados fueron difíciles. “Te borraste en el peor momento… nos dejaste solos. Nos cagaste”, le dijeron al jefe. Méndez no fue el mismo desde aquel día. (Fuente Clarín)

HABLÓ EL JUEZ OTRANTO

El juez federal Guido Otranto habló hoy por primera vez con periodistas, a más de 40 días de la desaparición de Santiago Maldonado, y aseguró que esta semana estarán los resultados de distintas pruebas de ADN que podrían aportar alguna certeza sobre el joven artesano.

Otranto hizo declaraciones tras reunirse esta tarde con el secretario de Seguridad Interior de la Nación, Gerardo Milman, quién a las 15 le entregó documentos que contienen “información relevante” para la causa en la que investiga la desaparición.

“Esta semana deberían estar los resultados de las pruebas de ADN de la ropa que nos aportaron y de todo lo que se encontró en las camionetas (de la Gendarmería)”, sostuvo Otranto, quien agregó que la dificultad para obtener estos resultados estuvo dada, precisamente, en “la cantidad de muestras biológicas que se tomaron”.

Sobre la posibilidad de tomar declaración a los gendarmes, el juez aclaró que “en esta causa aún no han declarado, ya que para definir en qué situación van a presentarse a declarar, se necesita tener el resultado de las pruebas de ADN”.

El juez Otranto habló por primera vez del caso de Santiago Maldonado

El magistrado además aclaró que los gendarmes si declararon en la causa que refiere al corte de ruta realizado el 1° de agosto, que fue justamente cuando se vio a Maldonado por última vez en Chubut durante la protesta que concluyó con la actuación de la Gendarmería.

Con relación a los rastrillajes en la zona, Otranto adelantó que “van a continuar mañana” y aclaró que le pidió a Milman “reforzar la cantidad de personal para hacerlo”.

“Los rastrillajes serán río abajo, hasta que la Prefectura diga que ya no es necesario”, sostuvo el juez, al enfatizar que “no fue por una cuestión de respeto a la ‘Tierra Sagrada’ que no se ingresó a rastrillar la zona en los primeros días, sino porque no había posibilidad de imponerse físicamente”, explicó Otranto.

“El primer rastrillaje, el que se hizo el día 5, fui yo solo con personal del juzgado en mi auto particular y me tuve que ir porque se puso áspero. Estaban enojados por la orden de desalojar la ruta, y tuvimos que retirarnos”, confió a periodistas el magistrado.

“Después de eso quedó un policía con un perro de custodia, con lo cuál era imposible entrar al territorio si ellos se oponían, porque nos superaban físicamente”, agregó.

Horas antes, desde Esquel, ciudad a la que llegó esta mañana para entregarle en mano la documentación al juez de la causa, Milman le dijo a Télam: “Le vamos a entregar al juez información que consideramos relevante para la causa”.

Milman, viajó junto al secretario de Cooperación con el Poder Judicial, Gonzalo Cané, y precisó que la documentación que le entregó al magistrado contiene “fotos y testimonios relevantes para la causa”. (Fuente El Día)

DECLARARAN TRES GENDARMES

Este martes brindarán su testimonio tres agentes de Gendarmería Nacional ante al Justicia Federal de Esquel. Es la primera vez que un grupo de agentes llega hasta los tribunales federales para dar su versión de los acontecimientos del 1 de agosto, el último día en que, según testigos, se vio a Santiago Maldonado en Cushamen.

Los agentes ya ingresaron a los tribunales. Lo hicieron por la puerta principal, rápido, vestidos de civil y sin pronunciar una palabra.

Entre los convocados figura el nombre de Neri Armando Roble, el agente que reveló en un informe interno de Gendarmería Nacional que había lanzado una piedra contra uno de los encapuchados que corrían hacia el río Chubut en Cushamen. Roble detalló que su piedra alcanzó al manifestante por la espalda y que este logró cruzar para después insultarlo.

Caso Maldonado: por primera vez, agentes de Gendarmería dan su versión del 1 de agosto ante la Justicia

El secretario del Ministerio de Seguridad Gonzalo Cane en el juzgado de Esquel. (Germán García Adrasti).

No trascendió la identidad de los demás, pero se da por sentado que también testificarán los otros siete gendarmes que están en la mira del juez federal Guido Otranto. Son: Orlando Yucra, Julio Segovia, Juan Carlos Pelozo, Jorge Fortunato, Ramón Vera y Darío Zoilán y Emmanuel Echazú. Este último es el sub alférez de quien la Justicia Federal sospecha desde el principio. Echazú recibió un piedrazo en cuanto entró al Pu Lof, alrededor de las 11,30 am, ocasionándole una triple fractura cerca del pómulo. Se intuye que esta fuerte carga emocional pudo haberlo predispuesto a una agresión. Echazú avanzó ese mediodía acompañando a su superior, Juan Pablo Escola, el comandante segundo del Escuadrón 36 de Esquel.

Caso Maldonado: por primera vez, agentes de Gendarmería dan su versión del 1 de agosto ante la Justicia
El secretario del Ministerio de Seguridad Gonzalo Cane en el juzgado de Esquel. (Germán García Adrasti)

Hoy cerca de las 9 am, llegó hasta al Juzgado Federal de Esquel el secretario de Cooperación con el Poder Judicial, Gonzalo Cané cargando consigo tres carpetas que contienen las declaraciones vertidas durante un sumario interno de la fuerza por parte de los gendarmes, los mismos que hoy deberán ratificar sus dichos antes la Justicia Federal. Referido a los últimos aportes del gobierno y a las informaciones que han trascendido desde Gendarmería Nacional Cané se mostró cauto. “(representan) un avance normal en la investigación”, le dijo a la prensa. (Fuente Clarín)

LO QUE DECLARARON

Por primera vez desde que comenzó la investigación por la desaparición de Santiago Maldonado , ocurrida el 1 de agosto pasado, personal de la Gendarmería Nacional declaró en la causa. No como imputados. Lo hicieron como testigos, es decir, con juramento de decir la verdad.

Los testigos fueron César Peralta, Walder Ruiz Díaz y Juan Carlos Pelozo. Los dos primeros son cocineros y no estuvieron dentro de la comunidad mapuche Pu Lof en Resistencia en la estancia Leleque, en el departamento Cushamen, pero sí se dedicaron a cocinar para sus compañeros en las cercanías del lugar, sobre la ruta 40. El restante llegó hasta el río Chubut, detrás de los manifestantes que lograron cruzar al otro lado.

Los tres gendarmes declararon, ante el juez federal Guido Otranto y la fiscal Silvina Ávila, en la causa del habeas corpus. El otro expediente está caratulado como desaparición forzada.

A la derecha Ruiz Diaz junto a Juan Carlos Pelozo, dos de los gendarmes que declararon en calidad de testigos en la causa

A la derecha Ruiz Diaz junto a Juan Carlos Pelozo, dos de los gendarmes que declararon en calidad de testigos en la causa. Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi

Peralta y Ruiz Díaz declararon haber escuchado, mientras cocinaban, que un compañero decía que le había arrojado una piedra a un manifestante que logró cruzar del otro lado del río.

“Los testigos afirmaron que escucharon a un compañero decir que había golpeado con una piedra a un encapuchado que había logrado cruzar el río”, afirmaron a LA NACION dos calificadas fuentes con acceso al expediente.

Pelozo describió cómo fue el operativo y sostuvo que llegó hasta el río, desde donde vio a dos manifestantes que habían logrado cruzar a la otra orilla. Cuando terminó, le pidió al juez Otranto protección porque dice que él y su mujer están siendo acosados. El matrimonio vive en El Bolsón.

Según una fuente de la Gendarmería Nacional, los testigos aportaron pruebas de las piedras que recibieron por parte de los manifestantes.

Las declaraciones de los gendarmes coinciden con lo que publicó hoy LA NACION, acerca del gendarme Neri Armando Robledo , quien reconoció que le dio un piedrazo a uno de los “encapuchados” que cruzaron el río Chubut. Lo hizo cuando declaró en el sumario interno del Ministerio de Seguridad. “Un simple piedrazo no dice nada, las versiones periodísticas corren por cuenta del Ministerio de Seguridad”.

Juan Carlos Pelozo

Juan Carlos Pelozo. Foto: Facebook

Robledo habría narrado la situación de la piedra en un interrogatorio durante las últimas horas. Una fuente con acceso al expediente explicó que había sido interrogado por primera vez el 10 de agosto y no había contado estos detalles.

Los mismos voceros consultados afirmaron que parte la documentación que presentó el Ministerio de Seguridad en las últimas horas son los interrogatorios internos que ya estaban listos el 16 de agosto pasado. “Es decir que tenían la información del grupo de gendarmes que llegó hasta el río desde casi un mes y la presentaron en los últimos días”, agregaron.

Fuentes del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que es querellante en la causa, sostuvieron que van a analizar las declaraciones testimoniales y las afirmaciones que hicieron los gendarmes en el sumario interno para determinar si hay contradicciones y si tienen consistencias.

Manifestantes en el juzgado de Esquel

Tensión en el juzgado

Incidentes en los tribunales de Esquel

Hoy fue un día de mucha tensión en la puerta de Juzgado Federal de Esquel. Desde horas tempranas hubo un pequeño grupo de mapuches y de integrantes de organizaciones sociales que apoyan su causa. Los manifestantes pusieron carteles en las ventanas y puertas del edificio judicial, entre los que había fotografías de Maldonado e imágenes de funcionarios nacionales acusándolos de ser cómplices de su desaparición. También había pancartas donde acusaban a los diarios LA NACION y Clarín y el canal TN.

El momento de más tensión fue cuando las declaraciones testimoniales habían terminado y se tenían que retirar la fiscal Ávila y el juez Otranto, que salieron custodiados por personal de la Policía Federal. Un manifestante llegó a abrir la puerta de la camioneta donde se había subido la representante del Ministerio Público y un policía de civil lo redujo con una toma similar a la de un arte marcial.

Cerca de las 15, personal de las policías Federal y de Chubut hizo un cordón para que se pudiera retirar Otranto, pero cuando la situación fue advertida por los manifestantes se avalanzaron, al grito de “Otranto, basura, vos sos la dictadura” y “asesinos, asesinos”, se avalanzaron sobre la camioneta del fiscal.

Hubo forcejeos entre la policía y los manifestantes. En el tumulto se rompió la vidriera de una comercio y un policía de civil que estaba en la camioneta donde estaba el juez tiró un poco de gas pimienta. (Fuente La Nación)

BALAS DE GOMA

Habiendo pasado más de 40 días de la desaparición de Santiago Maldonado, comienzan a conocerse algunos detalles de lo que declararon los gendarmes que participaron del operativo de desalojo de la ruta, el 1º de agosto.

Caso Maldonado: un gendarme dijo haber disparado contra un manifestante

Mientras ayer tres gendarmes declararon ante el juez Guido Otranto, quien lleva adelante la investigación, trascendieron consideraciones del informe que el Gobierno nacional presentó ante el magistrado elaborado en función del trabajo que el ministerio de Seguridad realizó con los efectivos de Gendarmería que participaron de ese operativo.

Y en ese marco, se supo que uno de los uniformados afirmó haber disparado con balas de goma en las cercanías del Río Chubut y que lo hizo actuando de manera solitaria.

El gendarme aseguró que disparó hacia el piso y que los proyectiles pasaron por el costado del manifestante.

Esto se conoce después que otro gendarme, identificado como Neri Armando Robledo, también declaró haber tirado una piedra contra uno de los manifestantes cuando intentaba cruzar el río.

Los testimonios ratifican la postura del Gobierno nacional respecto que algunos gendarmes pueden estar implicados en la desaparición de Maldonado, pero que de ninguna manera la Gendarmería actuó de manera coordinada. (Fuente El Día)

ADNbaires/

Los comentarios están cerrados.