jueves 21 de septiembre, 2017

Huracán Irma: Siete millones de habitantes sin luz en la Florida.

0 comentarios
Huracán Irma: Siete millones de habitantes sin luz en la Florida.

Florida vivió el día después sin dejar de pensar en el pasado. Al tiempo que el huracán Irma perdía su esencia destructiva y se diluía en una tormenta tropical, emergió el inmenso daño causado a su paso por la península. Siete millones de usuarios sin luz (33% población), fallos generales en la conexión telefónica, los principales aeropuertos cerrados, carreteras cortadas, amplias zonas marítimas inundadas, problemas de suministro de gasolina y daños por valor de hasta 50.000 millones de dólares. Un escenario grave que sacó a la luz la debilidad de las infraestructuras de EEUU, pero también su enorme capacidad para reconstruirse y salir adelante.

Miami fue durante una noche una ciudad fantasma. Pasado el huracán, bajo el toque de queda, las calles de esta urbe de 5,3 millones de habitantes quedaron vacías. Pequeña Habana y Ocean Drive, los coloridos iconos de su vitalidad, eran espacios quietos. Se podía conducir a lo largo de kilómetros sin hallar a nadie. Ni vecinos ni perros; solo coches patrulla y una sucesión de palmeras y postes caídos que hacían impracticables la mayoría de los accesos. Suspendida en un bochorno tropical, entre ráfagas de lluvia y el aroma de tierra rota, la capital de la luz se había apagado.

Fue al amanecer cuando la ciudad intentó su vuelta la vida. Irma ya quedaba lejos. El monstruo meteorológico se había transformado en una tormenta tropical y avanzaba desfalleciente por el norte, hacia Georgia. La gente, ya sin amenaza, se animó a salir poco a poco.

Los comercios estaban casi todos cerrados, no había transporte público, y la luz y el teléfono no funcionaban en amplias zonas. Pero muchos, hartos de estar encerrados desde el sábado, querían respirar y ver el sol. Otros simplemente estaban desinformados y buscaban respuestas.

El motel The Sunrise en el este de Naples, Florida, tras el huracán Irma.rn

“Ni sé si se trabaja hoy, ni si el huracán ha hecho daño” decía María, cubana de 52 años, que caminaba rumbo al Burger King, donde cobra 8,5 dólares la hora. “No vaya a ser que abran, no esté y me despidan”.

Por Pequeña Habana andaba también el anciano Roy Hernández, un compatriota con más de 30 años de vida en Miami y un cigarrillo eterno en la boca. “Casi todo el mundo estaba preparado. Nosotros, en casa, guardamos comida y pusimos contraventanas. No me pareció nada del otro mundo. Yo viví el huracán Flora allá en 1963 y eso sí que fue…”, comentaba.

La gran tragedia había pasado de largo en Miami. Y también de Florida. Aunque los daños resultaron inmensos, muchos pronósticos fueron más allá que la realidad.

Irma se había anunciado como un azote cargado de muerte. Nacido a finales de agosto en las costas de África, el huracán había devastado el Caribe antes de enfilar a Florida.

A su paso por las Islas Vírgenes, San Martín, Barbados y Cuba segó 37 vidas y destruyó largas áreas costeras. Con categoría 5 se mostraba como el más poderoso registrado nunca en la zona. Pero en su camino hacia Florida perdió fuelle y a medida que pasaban las horas redujo su fuerza. El golpe, aún así, fue tremendo.

A lo largo de 24 horas congeló la vida en Florida, el cuarto estado más poblado de EEUU. Por momentos, se temió lo peor. Hubo cuatro muertos por accidente de tráfico, y las imágenes de olas desbocadas y casas sumergidas hicieron pensar en una catástrofe. Pero la movilización emprendida por las autoridades, que habían ordenado preventivamente la evacuación de seis millones de personas y abierto casi 400 refugios, minimizó el efecto de Irma.

El mazazo, con todo, dejó un mundo por reconstruir. Carreteras, urbanizaciones, tendidos eléctricos, comunicaciones… Los Cayos, el idílico archipiélago sureño, sufrió graves pérdidas por las inundaciones. Tal era su deterioro que su acceso fue cortado ayer, como también lo estaba al cierre de esta edición la entrada a la isla de Miami Beach, el espolón turístico de la ciudad.

Florida, golpeada pero no tumbada, debe ahora afrontar una titánica tarea. “Necesitaremos tiempo para que las víctimas de Irma puedan volver casa. Ha habido muchos daños. Las líneas eléctricas están afectadas en todo el Estado; tenemos muchas carreteras inutilizadas. Pedimos paciencia a todos los afectados. Lo lograremos con tiempo”, afirmó el dinámico gobernador Rick Scott.

Los cálculos de las aseguradoras dan cifra a esta reconstrucción. Los daños oscilan entre 20.000 millones y 50.000 millones de dólares, según las evaluaciones de Citi y AIR Worldwide, firmas especializadas en catástrofes. Son números altos, pero inferiores a las que se llegaron a barajar antes del paso del huracán. Entonces se habló de hasta 100.000 millones.

Esta reducción, al igual que la apertura al alza de Wall Street, apuntan a que finalmente Irma trajo menos daño del esperado. Pero más que el habitual en temporada de huracanes. Millones de habitantes de Florida lo comprobaron en su vida cotidiana. Ahora les toca volver a la normalidad. El día después no ha hecho más que empezar.

LA FURIA EN FLORIDA

Florida ha entrado en el ojo del huracán. Bajo vientos de 200 kilómetros por hora, el monstruo meteorológico en que ha devenido Irma ha impactado en Estados Unidos. No por Miami, donde se temía una embestida masiva, sino por el suroeste de la península. Primero Los Cayos y a medida que pasen las horas en dirección norte hacia Naples, Fort Myers y Tampa. Una vertical de zonas residenciales, donde cientos de miles de jubilados buscan paz y descanso. En ese espacio dorado, con una de las mayores rentas per cápita del estado, se prevé que el huracán desate su furia y ponga a prueba el éxito o fracaso de una de las mayores evacuaciones de la historia de EEUU.

Todos los ojos están clavados en Florida, pero el pánico va más allá. A 540.000 personas se les ha solicitado que abandonen la costa de Georgia. Y en Alabama, Carolina del Norte y Carolina del Sur ha sido decretado el estado de emergencia. “El poder destructivo de esta tormenta es enorme”, ha sentenciado el presidente Donald Trump.

VIVO: Irma recuperó la categoría 4 y ya embate con dureza contra Florida

El huracán, de categoría 4, todavía trae consigo el ejército de tormentas, ráfagas explosivas y marejadas que han sembrado la devastación por donde ha pasado. Cuba, Barbados, San Martín y las Islas Vírgenes han sentido su huella. Y ahora le ha llegado el turno al suroeste estadounidense. Con 21 millones de habitantes, el cuarto Estado más poblado de la nación ha emprendido una gigantesca operación de evacuación y acogida. A más de seis millones de personas se les ha pedido que abandonen sus hogares y decenas de miles han buscado techo en los 385 refugios públicos habilitados para evitar una catástrofe.

Pero con Irma ya definitivamente erguida sobre Florida, la capacidad de maniobra se ha vuelto escasa, casi nula. Tras intensos días de preparación, alerta y movilización, la suerte está echada. Es el turno de los elementos. Más 1,3 millones de personas se han quedado sin fluido eléctrico y se teme por inundaciones masivas. “Miren por sus vecinos, por su familia. Ahora ya todo depende de nosotros”, afirmó el gobernador Rick Scott.

Huracán Irma: la furia de la tormenta desata una alerta por tornados y provoca un muerto en Florida

El recorrido del huracán, aunque aún es susceptible de variación, afecta áreas especialmente sensibles. El archipiélago de los Cayos inauguró el ataque. Con un largo historial de huracanes y desastres, el último en 1998 con Georges, su exposición a los vientos y al mar ha sido una víctima perfecta. Azotado por ráfagas de 215 kilómetros por hora y bajo una intensa marejada, los islotes quedaron en gran parte inundados y tres personas murieron en accidentes de tráfico.

Ya en la península, se prevé que el huracán recorra la costa oeste. Largas urbanizaciones que como islas de felicidad se van extendiendo hacia el norte creando un pujante polo de desarrollo en el que la opulencia se mezcla con las zonas ocupadas por los inmigrantes dedicados al campo y la construcción.

En esta franja hay al menos dos puntos susceptibles de devastación. El primero es la ciudad de Naples, cuyo anillo es destino de miles de jubilados. Gente adinerada, mayoritariamente votante de Trump y con una especial predilección por el golf. Y el segundo, sería Tampa y su área de influencia: más de cuatro millones de habitantes.

El huracán "Irma" ya sacude los Cayos de Florida con vientos de 215 kilómetros por hora

El miedo en la franja es que Irma eleve el nivel del mar hasta cuatro metros y deje a miles de casas bajo el agua. Un escenario terrible que traería consigo la muerte y dejaría sin hogar a miles de familias que no han asegurado sus viviendas.

“Mi casa para vale más que cualquier indemnización millonaria, muchacho. Yo soy esa casa”, dice el vecino de Naples Peter Akey, 64 años, bronceado y con el pelo revuelto de color plata. También andan preocupados John Flaherty, 75 años, y su esposa Joanne. Pareja de jubilados de Boston retirados en Naples, poseen una casa “manufacturada” en un puerto con un pequeño bote. Ante el huracán se han ido a un hotel. Lo que más les preocupa es su vivienda, pero también les daría mucha lástima perder su barquito.”A ver si el de arriba se levanta por la mañana y decide salvar mi botecito del ojo del huracán”, bromeaba él. Salieron de casa aprisa este sábado por la mañana y se trajeron lo que ellos consideran “básico”.”Unas chanclas, mi esmoquin negro y suficiente vino para sobrevivir al peor huracán de la historia”, dijo él, y brindaron sonriendo.

El alcance final de la destrucción es un enigma. Sólo con el paso de las horas se conocerá hasta dónde llega el zarpazo del huracán. Las medidas adoptadas han sido múltiples y las alertas intensas. Posiblemente el coste en vidas humanas sea menor que en otras catástrofes similares. Con Andrew, en 1992, fallecieron 65 personas, se perdieron 65.000 viviendas y los daños superaron los 26.000 millones de dólares. El balance de Irma aún tardará en conocerse. Pero ahora mismo ya se puede sentir su efecto devastador. (Fuente el País de España//Fotos Claín y La Nación)

GRÚA

Una grúa cayó hoy sobre un edificio en construcción del centro de Miami por los fuertes vientos del huracán Irma, sin que nadie haya resultado herido.

El Servicio Nacional de Meteorología en Miami informó en su cuenta de Twitter que uno de sus empleados grabó el momento en el que la grúa cae sobre el edificio, junto al mensaje original con las imágenes.

El administrador general de la ciudad de Miami, Daniel Alfonso, indicó que nadie ha resultado herido en el incidente, que ocurrió en el número 300 de Biscayne Boulevard, según recoge The Washington Post.

Las grúas habían sido ya un motivo de preocupación en los días previos al huracán, pero las autoridades decidieron no retirar las alrededor de 25 que hay en la ciudad.

Las autoridades de Miami aseguraron que no había tiempo suficiente para hacerlo, porque toma dos semanas, según informaron a medios locales.

Los lugares de construcción en la ciudad fueron asegurados antes de la llegada de Irma, para evitar que los materiales y herramientas se convirtieran en proyectiles.
Las grúas están diseñadas para soportar vientos de hasta 145 millas por hora (233 kilómetros por hora), por lo que las autoridades urgieron la evacuación de todos los que vivan cerca de una si Irma recupera la categoría 5.

FURIA DESTRUCTORA. El huracán Irma llega a Miami y hay alerta máxima en los Estados Unidos. Miles de personas se resguardaron en los refugios ante la amenaza del ciclón que podría dejar consecuencias catastróficas en la región. Hay más de 6 millones...

MIAMI. El huracán Irma azota los cayos de Florida y hay alerta máxima en Estados Unidos. Miles de personas se resguardaron en los refugios ante la amenaza del ciclón que podría dejar consecuencias catastróficas en la región. Hay más de 6 millones de...

MIAMI. Muchas áreas están bajo órdenes de evacuación obligatorias a medida que Irma se acerca a Florida. El Centro Nacional de Huracanes (National Hurricane Center) ha calificado a Irma como una tormenta de Categoría 4 mientras el ojo atraviesa los...

IRMA. Miami, Florida, Estados Unidos, el 10 de septiembre de 2017. Muchas áreas están bajo órdenes de evacuación obligatorias a medida que Irma se acerca a Florida. El Centro Nacional de Huracanes (National Hurricane Center) ha calificado a Irma como...

FLORIDA: Destrozos por el huracán en los muelles en el puerto de Whale en los Cayos de la Florida mientras los vientos y la lluvia del huracán Irma llegan a Islamorada, Florida. El número de personas en el estado norteamericano de Florida bajo...

(Getty)

(Reuters)

ADNbaires/

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *